La obra de Ibarrola en La Garoza de Muñogalindo se abrirá al público el 28 de septiembre


Piedra pintada por Agustín Ibarrola en La Garoza. Foto. Julio Grande

Tras un proceso de tres años de puesta a punto, el conjunto de 115 piezas pintadas por Agustín Ibarrola en la dehesa de La Garoza, en el municipio abulense de Muñogalindo, podrá mostrarse al público a partir del 28 de septiembre. La visita a las pinturas se completa con una exposición temporal del artista vasco.

El próximo 28 de septiembre abrirá sus puertas “Ibarrola en Garoza”, en un acto que contará con la visita guiada del propio Agustín Ibarrola, explicando in situ el alcance y significación de su obra.

 

Tras un proceso de tres años de puesta a punto, en el que se ha llevado a cabo el repintado de las piedras, la adecuación de la dehesa a la visita pública y la construcción de un punto de información. Se trata de un proyecto que nace con vocación de dinamizar el medio rural en el que se integra, a la vez que pone de manifiesto que es posible aunar lo contemporáneo y lo rural en un proyecto cultural.

 

Entre 2005 y 2009, Agustín Ibarrola (Basauri, 1930) pintó 115 piedras en la dehesa de Garoza. La intervención, supone la culminación de su serie “Bosques” que arrancó en el Bosque de Oma (Kortezubi, Bizkaia) -realizado entre 1983 y 1987- y continúa con obras como Las Piedras de Arteaga (Bizkaia), El Bosque de O Rexo (Allariz, Orense), El Bosque de Olmos Secos (Salamanca) o Los Cubos de la Memoria (Llanes, Asturias).

 

Aunque la presencia del artista en Muñogalindo estuviera relacionada con la presión política que vivía en aquel momento en el País Vasco, fueron otros motivos muy distintos los que le llevaron a intervenir en el paisaje. La luz cambiante del entorno, las cualidades inusuales del granito de la zona y el conocimiento de la historia de este paisaje castellano salpicado de castros vettones, lo que le llevaron a establecer un diálogo con las piedras de la dehesa.

 

La visita diseñada contempla el recorrido por las pinturas-esculturas que Agustín Ibarrola realizó sobre las piedras graníticas de la dehesa, siguiendo unos senderos habilitados en las casi 11 hectáreas que comprende el recinto y que buscan la mínima intervención sobre la dehesa.

 

Para facilitar la visita, en el punto de información de nueva construcción se entregará a los visitantes un plano guía del recorrido así como audioguías en las que se explican los conjuntos de piedra. Los materiales señalan aquellas obras más significativas o que mejor representan la singularidad del trabajo de Ibarrola en Garoza, como el conjunto compuesto por el sol y la luna, la muralla, los pájaros, la piedra de los poetas o el girasol.

 

Asimismo, en la finca se han habilitado diversos puntos de descanso para poder disfrutar del entorno natural y las vistas de Gredos que ofrece el Valle Amblés. El proyecto se completa con una exposición semipermanente en el casco histórico de Muñogalindo, en la sala de arte “Colección Amblés”, que contará con obras seleccionadas por el propio Agustín Ibarrola: dos esculturas, un grabado y nueve óleos. Las piezas que inauguran el proyecto estarán expuestas durante un año, momento en el que serán reemplazas por una nueva selección de obras del artista vasco.

 

Además, se proyectará un vídeo en el que el artista y Alfredo Melgar, propietario de la dehesa, cuentan en primera persona cómo surgió el proyecto, las principales características de la obra y la especial relación que surgió entre el paisaje histórico castellano y el lenguaje pictórico de vanguardia de Ibarrola.

 

La puesta en marcha de Ibarrola en Garoza ha sido posible gracias a los fondos Leadercal, gestionados por la Fundación Asocio de Ávila, cuenta con la colaboración de la Diputación de Ávila y del Ayuntamiento de Muñogalindo, así como con la generosidad del propio artista, que ha cedido los derechos de la obra y del propietario de la finca que cede la parcela deslindada de la dehesa para su disfrute público.

La inversión para la puesta en marcha esta iniciativa ha sido de 401.000 euros y el proyecto ha tenido en cuenta desde el inicio la viabilidad del mismo una vez inaugurado. Para tal fin, el arquitecto Iban Jaén diseñó el edificio del punto de información con criterios de autosuficiencia energética y mínimo consumo. También se han establecido acuerdos de colaboración tanto con artesanos y productores locales como con entidades afines que favorezcan el retorno económico para la comarca y la sostenibilidad de un proyecto diseñado a la escala y necesidades del entorno que lo acoge.

 

Retrato de Agustín Ibarrola durante una visita a La Garoza. Foto. Julio Grande