La nueva PAC ya mete la 'tijera': las solicitudes para 2015 caen un 3% en Castilla y León

Clemente ha precisado que quedarán excluidos del nuevo modelo de pagos directos cerca de 1.900 solicitantes de la PAC que declaraban exclusivamente superficie de pastos y carecían de una actividad ganadera real.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha calculado en un 3 por ciento la caída de las solicitudes de ayudas a la PAC en 2015 con la incorporación del concepto de agricultor activo y de las nuevas exigencias en relación con la actividad agraria y que afectarán a unos 3.000 solicitantes.

  

Según ha explicado la consejera, estas nuevas exigencias se notaron ya en 2014 cuando se registraron 5.000 solicitudes menos, es decir, un 5 por ciento.

  

Clemente ha precisado también que quedarán excluidos del nuevo modelo de pagos directos cerca de 1.900 solicitantes de la PAC que declaraban exclusivamente superficie de pastos y carecían de una actividad ganadera real, "ya que sobre las superficies de pastos solamente se asignarán derechos a los titulares que dispongan de un código de registro ganadero activo y además justifiquen una densidad ganadera equivalente a al menos una cabeza de ganado vacuno por cada cinco hectáreas".

  

Según sus datos, estos solicitantes percibieron el pasado año un total de 6,2 millones de euros "que ahora podrán percibir los agricultores y ganaderos que sí acrediten verdadera actividad agraria".

  

Clemente ha ofrecido estos datos en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que se ha dado el visto bueno al Decreto que regula el registro de explotaciones agrarias de Castilla y León en el que por primera vez estarán inscritas de forma "obligatoria y gratuita" todas las explotaciones agrícolas y ganaderas de la Comunidad, un trámite que se ha iniciado ya de oficio.

  

Con ello, ha precisado la consejera, se unifican los 35 diferentes registros que hasta ahora existían en función de las distintas actividades u orientaciones de cada explotación.

  

Precisamente, el Registro de Explotaciones Agrarias de Castilla y León se convierte en el instrumento a utilizar para comprobar la obligatoriedad que establece la normativa nacional y comunitaria de estar inscrito en un registro para ejercer la actividad agraria y ser perceptor de las ayudas de la Política Agrícola Común y de otras ayudas agrarias de ámbito autonómico.

  

Para Clemente, este Registro, que desarrolla la Ley Agraria, supone "aspectos positivos muy destacados" como que será "imprescindible" para recibir las ayudas agrarias tanto de la comunidad autónoma como de ámbito europeo.

  

Además, los agricultores y ganaderos podrán acreditar  con este Registro que cumplen el requisito de ser agricultor activo o ganadero con actividad real -tal y como se estable para la percepción de las ayudas de la Política Agraria Comunitaria-, "y permitirá adecuar, aún más, las ayudas del Gobierno autonómico a la dimensión óptima de las explotaciones".

  

En este sentido, ha apuntado, la Ley Agraria establece un marco de actuación que tiene como finalidad optimizar la estructura de las explotaciones y fijar un sistema de apoyos y ayudas proporcional a las necesidades de cada explotación, al objeto de incrementar su eficiencia y conseguir la máxima rentabilidad.

  

Para ello, la norma define por primera vez un modelo de explotación agraria bien dimensionada y productiva, a la que se van a orientar todas las líneas de apoyo de la Junta de Castilla y León.

  

Para alcanzar este objetivo, el Registro -al contener toda la información referente a la superficie y el ganado de la explotación, el personal laboral, así como los medios de producción de maquinaria o edificaciones- "facilitará un elevado y profundo conocimiento de todas las explotaciones agrarias de Castilla y León y de los diferentes modelos y sectores productivos, lo que permitirá establecer los parámetros y criterios para orientar adecuadamente las líneas de apoyo al sector".

  

El carácter único de este Registro permitirá al Gobierno autonómico disponer de información completa, actualizada y homogénea de todas las explotaciones. Especialmente, ha indicado la consejera, simplificará y facilitará los trámites a los profesionales del sector, "pues la documentación depositada en el Registro una sola vez será válida para todos los procedimientos y expedientes de ayuda que se tramiten por la Consejería, sin tener que volver a presentarla en cada ocasión".