La nueva 'moda' en alimentación de bebés se llama Baby Led Weaning

Alimentación bebé

Aunque la leche, bien materna o de fórmula, debe ser el alimento principal de los bebés hasta el primer año de vida, a los seis meses de edad éstas ya no son suficientes. Lo normal era darles papillas pero cada vez está cobrando más fuerza entre los expertos el 'Baby led weaning' (BLW

Se trata de una 'corriente' que permite que sea el propio bebé el que dirige su transición hacia los alimentos sólidos.

 

En concreto, según esta tendencia, se le ofrecen trozos de los alimentos que toma la familia (siempre evitando la sal y el azúcar), y es el propio bebé el que empieza a degustarlos con sus propias manos. Eso sí, sus detractores plantean dudas sobre el mayor riesgo que se corre de que el niño se atragante o de que se produzca algún déficit nutricional.

 

"Hace que el niño participe activamente en su comida y también regula las cantidades que come. Eso es positivo aunque, depende de cada niño, se puede aumentar el riesgo de atragantamiento. Y también permite una menor variedad de alimentos que un triturado, todo depende de la calidad de la dieta de los padres", explica el coordinador del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (AEP), José Manuel Moreno Villares.

 

Asegura que no es incompatible con usar alimentos triturados. "Hay que potenciar que los niños coman en trozos pero también que tomen alimentos triturados porque la combinación permitirá una oferta más variada, con menos riesgo, y atendiendo a los tipos de maduración del niño", sostiene. Es más, ve "un error" hacer exclusiva esta práctica en la alimentación complementaria de los menores lactantes.

 

Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) señalan que la lactancia materna representa la preparación más adecuada para iniciar el Baby led weaning porque tanto la composición, como el sabor de la leche de la madre, varían en función de su alimentación.

 

¿CUÁLES SON LOS MEJORES ALIMENTOS PARA INICIARSE?

 

Hortalizas y verduras bien hervidas, patata o zanahoria bien cocidas, pan, pescado, fruta que sea muy blanda, una pera muy madura. Todo en trozos, de forma que se puedan agarrar con la mano. Hay que evitar las cosas muy fibrosas. La manzana es mal modelo porque siempre es dura. La pera es más aguada y puede ser un buen alimento. El melón en temporada muy maduro. Hay que buscar siempre pensando sobre todo en disminuir riesgo de que se pueda atragantar.

 

 Así, Moreno Villares subraya la importancia de ser cuidadoso con el tipo de alimentos que se ofrecen a los menores. "No deben poder desmenuzarse, como una pieza de fruta o hortaliza que sean duras como la zanahoria cruda. Sí una zanahoria bien cocida, el brécol, la coliflor, una galleta porque se deshace en la boca y no se puede soltar en trozos e ir hacia la vía aérea", añade.