La nueva estrategia de prevención del alcoholismo en menores implica a jóvenes y familias

El 94% de los jóvenes considera "fácil" acceder al alcohol y un 61% no tiene problema para acceder a él "directamente".

Castilla y León centrará en la implicación de los jóvenes y la familia su nueva estrategia destinada a prevenir el consumo de alcohol y el alcoholismo entre los menores de la Comunidad, la cual se ha presentado este viernes en Valladolid.

  

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, ha sido la encargada de divulgar las 84 medidas que comprende este nuevo documento estratégico en un acto celebrado en las Cortes en el que ha subrayado que "el mayor problema" del alcoholismo juvenil es que los propios jóvenes "no lo ven como un problema".

  

Así, 19 de las 84 medidas se circunscriben en el ámbito educativo, 21 en el familiar, 14 en la comunidad cercana a los jóvenes, cinco al cumplimiento de la normativa de control en la dispensación de alcohol en supermercados y locales de ocio y 25 para adaptar y extender las medidas de control al ámbito rural.

  

En concreto, se avanzará en un "modelo mixto" de formación y prevención online y se tratará de incorporar a los jóvenes para que "ellos protagonicen este cambio". En este sentido, Marcos ha reconocido que lo "fundamental", pero también "lo más complicado", es convertir a jóvenes en "lideres de opinión" que difundan hábitos saludables en relación con el alcohol y "eliminar el estigma social que parece no consumir alcohol", para lo que se colaborará, entre otros organismos, con el Consejo de la Juventud de Castilla y León.

  

Con el fin de mejorar la coordinación entre administraciones y entidades, se definirá un único programa de actuaciones en el que se incorporará a las familias para "reforzar la capacidad de los padres a la hora de manejar la situación".

 

Alternativas al alcohol

   

Por otro lado, se promoverán, en colaboración con la industria del ocio, actividades sin alcohol en cuyo diseño se tratará de que también participen los mismos jóvenes como fórmula de que puedan sentirse atraídos por ellas.

  

Asimismo, se trabajará junto a entidades locales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para vigilar el cumplimiento de la normativa en materia de venta de alcohol a menores, al hilo de lo cual la consejera ha reconocido que la ley "es clara" y no ve carencias en ella, pero "sí es necesario abundar en su cumplimiento", para lo que la Junta trabaja con la Fiscalía, la Delegación de Gobierno en la Comunidad y los propios hosteleros, quienes también han participado en la elaboración de la nueva estrategia.

  

Milagros Marcos ha destacado que el problema "está identificado" y que cuenta con una hoja de ruta "ya en marcha" en Castilla y León, a pesar de que se trata de una situación "similar en Europa y en España".

  

En este sentido, ha reiterado que la "raíz" del problema es "no verlo como un riesgo", algo que, según los datos estadísticos que ha ofrecido, ocurre con el 50 por ciento de los jóvenes. Asimismo, ha alertado de que el 94 por ciento considera "fácil" acceder al alcohol y un 61 no tiene problema para acceder a él "directamente".

  

En el análisis ofrecido por Marcos se señala, además, que un 75 por ciento de los menores reconoce haber tenido algún contacto con el alcohol, mientras que un 47,2 admite haberse dado "atracones" y un 34,6 haber tenido "borracheras", en muchos casos relacionadas con la práctica del 'botellón'. Asimismo, un 34 por ciento de la población entre 14 y 18 años realiza un consumo "abusivo".

 

Edad de inicio

 

En cuanto a la edad de inicio en el consumo de estas bebidas, se mantiene entre los 13 y 14 años, mientras que no existen grandes diferencias de consumo entre sexos, aunque Marcos sí ha reconocido que las chicas lo hacen "de forma esporádica" y los chicos de una manera "más intensiva".

  

Por último, estos datos, nacionales pero "similares en Castilla y León", reflejan que el consumo es mayor en aquellos jóvenes cuyos amigos beben y también en los que salen más días o durante más horas cada noche. Al hilo de esto, el consumo de alcohol se eleva hasta el 78,8 por ciento en aquellos que salen más, frente al 44,37 en los que lo hacen menos. En el caso de los que lo hacen hasta la 1.00 de la madrugada, el consumo de alcohol es del 51 por ciento, frente al 82 por ciento de aquellos que permanecen fuera hasta más tarde.

  

Esta nueva estrategia, en cuya elaboración han participado 16 expertos, se ha presentado este viernes en las Cortes de Castilla y León ante el Consejo en Materia de Drogodependencias de la Comunidad.