La NASA se une con sus satélites más potentes a la búsqueda del avión de Malasya Airlines desaparecido

La NASA se ha unido a la búsqueda del avión comercial de Malasya Airlines desparecido, para lo que han cedido los datos recogidos por algunos de sus satélites más potentes, que han captado las imágenes de los lugares donde se podría haber producido un accidente.

El servicio que está realizando la agencia espacial estadounidense incluye la revisión de los archivos de datos captados antes y después de la desaparición del avión. Entre los aparatos elegidos para examinar las imágenes se encuentra el satélite de observación EO-1 y la cámara ISERV de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Según ha explicado el portavoz de la NASA, Allard Beutel, la resolución de las imágenes de estos instrumentos pueden ser utilizado para "identificar objetos de cerca de 30 metros o más grandes".

"Los buques de guerra y aviones de por lo menos diez países diferentes que participan en la búsqueda ahora se está empleando imágenes de nuestros satélites para buscar cualquier tipo de prueba sobre la ubicación del avión", ha añadido.

Además, la agencia va a enviar los datos más relevantes obtenidos en la Encuesta de Recursos, Observaciones y Distribución de datos sobre riesgos en la Tierra realizada por Estados Unidos, después de que China activara la Carta Internacional sobre el Espacio y Grandes Desastres. Esta carta tiene como objetivo mitigar los efectos de los desastres naturales y de origen humano mediante la racionalización de la entrega de los datos adquiridos en el espacio.

El vuelo desaparecido el pasado fin de semana despegó, con 239 personas a bordo, de Kuala Lumpur (Malasia) con destino Beijing (China). Una hora más tarde de su salida desapareció de los radares de control y, desde entonces se desconoce su paradero.