"La Mujer Masai" hasta el 11 de octubre en la Delegación de la Junta

El Presidente de Cruz Roja Española en Ávila, Javier Cerrada Ortega, y el Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, Francisco José Sánchez, han inaugurado este lunes la exposición “La mujer masái”, que podrá verse hasta el día 11 de octubre en la sala de exposiciones de la Delegación Territorial de la Junta en la capital abulense.

Se trata de una sorprendente exposición financiada por la Junta de Castilla y León que trata de reflejar el día a día de las mujeres masái en una sociedad completamente dominada por los hombres. Se trata de unas láminas de extraordinaria expresividad creadas con la técnica de cristalización de la fotografía y realizadas por un fotógrafo de Cruz Roja en Tanzania.

 

Javier Cerrada explicó que Cruz Roja Española, gracias a la cofinanciación de la Junta de Castilla y León, lleva a cabo el proyecto “Mejora de las condiciones de seguridad alimentaria y desarrollo socioeconómico de 1.500 familias en el distrito de Simanjiro, en la región de Manyara, Tanzania", cuyo objetivo es mejorar las condiciones y desarrollo de la población masái de la zona.

 

Dicha mejora se lleva a cabo impulsando el desarrollo agrícola de las familias beneficiarias mediante la habilitación de parcelas, la distribución de productos agrícolas, la capacitación técnica en métodos de cultivo y la provisión de fuentes de captación de agua de lluvia, que además de contribuir a la productividad de los cultivos, garantizará la subsistencia del ganado, fuente principal de ingresos de la comunidad masái. Gracias a las actividades de capacitación se garantiza el efecto multiplicador de los conocimientos adquiridos.

 

La falta de diversificación de actividades generadoras de ingresos, unido a una falta de acceso a semillas y productos agrícolas y un desconocimiento de las técnicas de cultivo adecuadas a las condiciones 
climáticas, han generado un ciclo de inseguridad alimentaria recurrente para la comunidad masái que ha visto limitado su desarrollo social y económico. Por otro lado, la baja productividad de los recursos existentes ha generado una falta de acceso a una alimentación adecuada y a los servicios de salud y educación, aspecto que afecta de manera especial a las mujeres y a la infancia.

 

La situación de la mujer, de acuerdo con las tradiciones sociales y culturales de la comunidad masái, es de dependencia económica del hombre, siendo sobre ésta sobre quien recae la responsabilidad final de mantener el cuidado de los hijos y del hogar, careciendo de una capacidad de decisión a nivel comunitario.

 

Éste es el punto en el que la exposición Mujer Masái ha querido poner el foco, en cómo es el día a día de las mujeres de esta comunidad, destacando su importante papel dentro de la sociedad pese a las adversidades.