La ‘Marcha Blanca’ se manifestará ante las Cortes de Castilla y León para pedir una solución a la crisis láctea

Las organizaciones convocantes de la ‘Marcha Blanca’, entre ellas ASAJA y las cooperativas del sector lácteo de Castilla y León, volverán a concentrarse el próximo 8 de marzo en las Cortes de Castilla y León para arrancar el compromiso de todos los grupos políticos y buscar una solución estatal a una crisis que, lejos de mejorar, se ha agudizado en los últimos meses.

Los bajos precios de la leche continúan asfixiando a los ganaderos, quienes se ven obligados a vender su producto muy por debajo del límite de rentabilidad de sus explotaciones por exigencias de la industria.

 

Así las cosas, los ganaderos solicitan un precio justo alrededor de los 34 céntimos por litro para no trabajar a pérdidas, aunque actualmente las centrales lecheras les están pagando en torno a 24 céntimos por litro de leche.

 

Una situación que ha empeorado debido a la retirada de la cuota láctea promovida por la Unión Europea el pasado año, además de la importación de leche procedente de Francia, que devalúa aún más los precios de los productores españoles.

 

Para el presidente regional de ASAJA, Donaciano Dujo, el objetivo de la concentración es trasladar de forma directa a los representantes de los distintos grupos políticos el problema al que se enfrentan el sector y “pedirles que presionen a una industria y una distribución que no están ni con los ganaderos de España ni con los de Castilla y León, y que prefieren comprar la leche fuera”.

 

Dujo insistió en que se trata de una reivindicación “justa” y argumentó que con precios a los ganaderos de 34 céntimos el litro, tanto la industria como la distribución ganarían dinero. “No nos resignamos a la ruina del sector. Nosotros también queremos contribuir a la construcción de Castilla y León y consideramos que con precios razonables se crearía más empleo”.