La Mancomunidad acumula una deuda de más de 104.000 euros

Morosos. Los consistorios que más deben son La Alberca, con 49.896 euros, Miranda con 38.416 euros; Cepeda, con 21.328 euros y Valero, con 21.044 euros. Fechas. Algunos adeudan sus cuotas desde 1999
lorena lago
El último de los plenos celebrado el pasado 24 de febrero en el que la Mancomunidad elegía a su nuevo presidente, fue la gota que colmó el vaso para numerosos alcaldes y representantes municipales que vienen demandando desde hace tiempo que se pongan sobre la mesa y se busquen soluciones a la enorme deuda que aquélla atesora desde hace años y que se eleva, a fecha de diciembre de 2010, a 104.865 euros.

Tal y como apuntó a este diario la alcaldesa de Sequeros, “la elección del nuevo presidente de la Mancomunidad quisimos que sirviera para abrir nuevos horizontes. Por este motivo, propusimos que aunque existiera un presidente, como exigen las normas, éste estuviera respaldado por un grupo de trabajo integrado por representantes de todas las agrupaciones para que de verdad se trabajara por la Mancomunidad, pero la elección de Sebastián Requejo, una persona que pretende seguir con el mismo proyecto del anterior presidente echó por tierra nuestras intenciones de resolver los problemas que vienen acuciando a esta Mancomunidad y que la han sumido en una situación caótica”.

Si bien es cierto que la pérdida reciente de subvenciones íntimamente relacionadas con el abastecimiento de agua dañó sobremanera a la ya maltrecha economía de la Mancomunidad, la obligación de devolver una nueva ayuda concedida para la construcción de la planta de machaqueo ha sido un duro golpe que no ha hecho más que agonizar sus dificultades. Sin embargo, el problema de base estriba, según apuntan los alcaldes que presentaron la candidatura alternativa a la de Sebastián Requejo, “en que hay numerosos municipios que deben importantes cuantías ya que llevan años sin pagar las cuotas de recogida de basuras”.

Según muestran las cuentas públicas de la Mancomunidad a las que ha tenido acceso este diario, a día de hoy, el Ayuntamiento que mayor deuda acumula es La Alberca, con 49.434 euros de deuda hasta el pasado ejercicio 2010. Le sigue muy de cerca la localidad de Miranda del Castañar, pueblo que, hasta diciembre del pasado año, acumulaba una deuda de 38.416 euros. Asimismo, Cepeda suma una deuda que asciende a 21.328 euros, cifra similar a la que debe Valero, aunque en su caso asciende a 21.044 euros.

El elevado montante de estos datos se debe a que estos consistorios mantienen con la Mancomunidad lo que se conoce como deuda histórica, es decir, que se ha venido acumulando con el paso de los años. Y es que si echamos un vistazo a los periodos a que hacen referencia estas deudas podremos comprobar que municipios como Miranda del Castañar dejaron de pagar las cuotas relativas a la recogida de basura en el año 1999, Cepeda en el año 2000, Valero en 2006 y La Alberca en el año 2008.

El principal problema estriba, según confirman varios alcaldes, en que “dejar de pagar las cuotas a la Mancomunidad no supone la supresión del servicio, que se sigue prestando sin objeción alguna”. Es por este motivo por el que algunos primeros ediles ya propusieron que, al igual que sucede en otras mancomunidades, el cobro de las cuotas fuera gestionado por Regtsa, organismo capacitado para actuar en caso de que el pago de las cuotas no se realizara de forma puntual.

Una propuesta que sin embargo fue rechazada, en detrimento del sistema actual que no permite atajar la deuda a través de sistemas como el embargo.

Es por ello que los alcaldes de los municipios de Sequeros, Mogarraz, Herguijuela de la Sierra, San Martín del Castañar han manifestado ya su intención de dejar de efectuar los pagos al sentir que la actuación de los municipios deudores supone “no sólo una falta de respeto, sino un agravio para las localidades más pequeñas que al final son las que se encargan de subvencionar la recogida de basuras de los que no pagan”.

Buscan una solución
Así pues, y cumplidas las advertencias que en reiterados plenos han realizado estos consistorios a los que deben tales cuantías no serán abonadas en lo sucesivo. “Se trata de una decisión difícil, que nos pondrá a los que hasta ahora no lo éramos en la lista de morosos pero que servirá para que dejen de tomarnos el pelo”.

A este respecto hay incluso municipios como Mogarraz o Sequeros que se plantean abandonar una Mancomunidad que, a su juicio, “no funciona, y no lo hace desde años atrás en que comenzaron estos problemas y en que no tuvimos a nadie que fuera capaz de resolverlos”.

Mientras estos municipios determinan cuál es su postura en este entramado, una de las localidades deudoras, La Alberca, manifestaba a este diario su intención de “liquidar antes de que termine la legislatura la deuda, lo que demuestra que ya se haya empezado a pagar porque somos conscientes de que es muy elevada”.