La magia de los efectos especiales en Juego de Tronos

De castillos en el Norte de Irlanda a las congeladas tierras de Islandia, Juego de Tronos ha ido trasladando su set por increíbles lugares. Sin embargo no sólo se necesita una buena localización para crear los fantásticos escenarios de George R.R Martin. Los efectos especiales son los que hacen verdadera magia en la ficción de HBO.

En el vídeo revelado por el estudio de efectos especiales puede verse la grabación de diversas escenas de la quinta temporada con el croma verde de fondo y más tarde la transformación final mediante programas informáticos.

 

Arya Stark en un barco llegando a Braavos o el desfile de Cersei en Desembarco del Rey, son algunas de las escenas que aparecen editadas en el vídeo. En él puede verse como gracias a los efectos especiales, se crean casas, pájaros se añaden personas o incluso reconstruye la Casa de Blanco y Negro.

 

La, ya finalizada, quinta temporada de Juego de Tronos ha ido combinando todos estos efectos especiales con escenarios reales alrededor de todo el mundo. Belfast, Marruecos, Croatia, Islandia, España o Malta fueron algunos de los lugares elegidos para la grabación.

 

La sexta entrega de Juego de Tronos se adentrará en un terreno inexplorado tanto para los lectores de la saga literaria de George R.R. Martin, Canción de hielo y fuego, como para los fans de la serie, puesto que desarrollará la trama de Vientos de Invierno.     

 

Los seguidores tendrán que esperar al estreno de la sexta temporada de Juego de tronos, que no verá la luz hasta abril de 2016, para ver como las nuevas localizaciones vuelven a transformarse.










 

Cersei Lannister