La lucha por obtener riqueza es la principal conclusión de las VIII Jornadas de Pensamiento Económico de la UCAV

La Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha clausurado las VIII Jornadas de Pensamiento Económico Economía y Cristianismo que se han celebrado en colaboración con el Centro Diego de Covarrubias y el Instituto Juan de Mariana, y que han estado centradas en el tema de la pobreza.

El director de las Jornadas, Vicente Enciso, ha resaltado a la conclusión de estas tres jornadas de análisis económico que “la tarea más importante que nos queda es la lucha por obtener la riqueza, es decir, ahogar la pobreza a base de obtener suficientes recursos para que todas las personas sean capaces de alcanzar mayores cotas que les permitan alcanzar su dignidad”.

 

Como ha señalado la rectora de la UCAV, Mª del Rosario Sáez Yuguero, estas jornadas son “muy importantes para nosotros que tenemos una Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas porque una de las misiones de la Universidad es debatir sobre estos temas, formar a nuestros alumnos y que creen riqueza para el bien común y para el propio enriquecimiento personal”.

 

En ellas han mostrado su visión económica Victoriano Martín, catedrático de Historia del Pensamiento Económico de la Universidad Rey Juan Carlos, Juan Ramón Rallo, director del Instituto Juan de Mariana, Vicente Boceta, director del Centro Diego de Covarrubias, José Ramón Ferrandis, jefe de área de países de África y Oriente Próximo y Medio de la Secretaría de Estado de Comercio y Economista del Estado, y Fernando Eguidazu. Director general de relaciones económicas internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores y Economista del Estado, entre otros.

 

José Ramón Ferrandis

“Generación de riqueza y globalización” ha sido el tema elegido por José Ramón Ferrandis, jefe de área de países de África y Oriente Próximo y Medio de la Secretaría de Estado de Comercio y Economista del Estado. Su ponencia se ha basado en explicar las razones, bases fundamentos de la generación de riqueza, del crecimiento económico que revierte en beneficio de las sociedades de todo el mundo.

 

Ha puesto de relieve cuáles son los argumentos a favor de ese crecimiento que son la inversión extranjera directa y el comercio internacional, las claves del desarrollo internacional en los últimos veinte años.

 

Pese a que oímos que la pobreza está decreciendo, las cifras que muestran los países en desarrollo no se habían producido hasta ahora. Países como China, India y Brasil han revertido sus cifras de pobreza. África es el continente en el que se está focalizando la inversión y las exportaciones de bienes de equipo de España actualmente.

 

La riqueza se está generando a través de la inversión extranjera productiva directa gracias a la globalización y a la liberación del comercio. Tenemos que generar un marco de buen gobierno que garantice la posibilidad de esa inversión extranjera productiva y el libre comercio.

 

El buen gobierno se tiene que caracterizar por el imperio de la ley, una estabilidad institucional y política, el respeto a la propiedad privada, la facilidad de acceso a bienes capitales y la seguridad contractual. Es necesario bajar los niveles de corrupción a unos niveles aceptables. La corrupción se combate fácilmente cuando se liberaliza la economía.

 

En conclusión, Ferrandis considera que no se trata de reducir la pobreza, sino de generar riqueza a través de la globalización, principal motor de riqueza. La condición necesaria es un buen gobierno. La ayuda oficial al desarrollo sólo puede ser una ayuda de emergencia, nunca el mundo ha estado mejor que ahora.

 

Fernando Eguidazu

Fernando Eguidazu es director general de relaciones económicas internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores y Economista del Estado. Ha hablado de “Globalización y pobreza” para analizar cuáles son las causas de la pobreza, los posibles remedios, en qué medida la ayuda al desarrollo ayuda o no ayuda a erradicar la pobreza, qué papel juega la globalización en la erradicación de la pobreza, y cuáles son las condiciones para que los países crezcan.

 

Considera que es muy complicado al no haber una receta única, pero sí unas condiciones imprescindibles: estado de derecho, economía de mercado, instituciones marco regulatorio estable. Si no hay todo esto es imposible el crecimiento.

 

Ha puesto de ejemplo a China, que ha empezado a crecer a un 10% anual en el momento en el que ha empezado a adoptar las instituciones del estado de derecho y la economía de mercado con libertad de empresa, competencia, seguridad jurídica, derecho de propiedad, cumplimiento de contratos, justicia independiente, es decir, todo lo que configura el estado de derecho y la economía de mercado tal y como se conoce en Occidente. Es una condición imprescindible, no es suficiente, pero sí necesaria.

 

¿Por qué hay pobreza? Eguidazu ha respondido a esta pregunta a través de dos explicaciones clásicas. Una, es el colonialismo, pero sin embargo los países colonizados evolucionaron y dependió de cada país como fue esa evolución. La otra, es el capitalismo, la globalización, las multinacionales. Sin embargo, ninguna de ellas es válida.

 

Asegura no conocer las causas de la pobreza, ya que la pobreza ha sido el estado natural de la humanidad. La pregunta no es por qué existe la pobreza, sino por qué algunos países han erradicado esa pobreza y han generado riqueza, para copiar qué han hecho y repetirlo en otros países.

 

Los países progresan gracias al comercio internacional, a la especialización, a la productividad. No hay una causa única para generar riqueza, sino que depende de cada país y de cada momento.