La lluvia, escasa para las charcas, ideal para la sementera en Salamanca

Las previsiones son de momento optimistas para los agricultores de la provincia que gastarán menos 'hierro' para realizar las labores de siempre en sus tierras. No en vano, para llenar las charcas hace falta mucho más...

Las precipitaciones en forma de lluvia de las últimas jornadas que han tenido lugar en la provincia de Salamanca han caído como 'agua bendita' en el campo salmantino. Al menos eso es lo que indican los propios profesionales del sector que han visto como han caído entre 15 y 25 litros, dependiendo de las zonas.

 

Así, La Armuña ha recogido 15 litros, por los 20 de la zona de Peñaranda, que valen para poder realizar las labores sin gastar tanto 'hierro' y poder ahorrar en gastos, porque todo suma. No en vano, y pese a que aún es pronto para poder valorar los beneficios de estas lluvias, lo cierto es que para el inicio de la siembra son positivas.

 

En la actualidad, la mayoría de los profesionales está realizando labores de sementera de trigo y avena y cuando éstas finalices se dará paso a la cebada, avanzada ya en algunas zonas de la provincia de Salamanca.

 

INSUFICIENTE PARA LAS CHARCAS

 

No en vano, y como nunca llueve a gusto de todos, los ganaderos no se han visto muy beneficiados de estas precipitaciones ya que son insuficientes para las charcas y para que hay una buena otoñada y las charcas cuelguen el cartel de 'lleno'.

 

Para ello, éstas deben ser más abundantes con el fin de paliar la sequía de los últimos meses. Pero como ha quedado demostrado en la actualidad, lo que es bueno para el agricultor es insuficiente para el ganadero.