La libertad de prensa, en peligro

Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras piden el fin del acoso y el hostigamiento hacia los periodistas en el mundo.

Las represivas campañas nacionales de seguridad puestas en marcha a lo largo de 2015 han supuesto un asalto contra derechos y libertades fundamentales, entre ellos, la libertad de prensa, han denunciado en un comunicado conjunto Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras (RSF).

 

Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, ambas organizaciones han denunciado que profesionales de la comunicación y otras personas que expresan sus ideas a través de los medios de comunicación tradicionales y en el ámbito digital sufrieron persecución, amenazas, encarcelamiento, secuestros, tortura e incluso fueron asesinados el año pasado.

 

Asimismo, han expresado su preocupación por todos los casos en los que se vulnera el derecho a la libertad de prensa en el mundo y han exigido el fin del acoso y el hostigamiento hacia periodistas, estudiantes, escritores, artistas, manifestantes o cualquier persona que busque expresar públicamente sus ideas. Igualmente, han manifestado su preocupación respecto a la "autocensura motivada por el miedo".

Según datos de RSF, en 2015 murieron 63 periodistas por causas relacionadas con el ejercicio de la profesión y otros 40 profesionales fueron asesinados sin que se conozca aún el motivo de su muerte. A estas cifras, se han de sumar las muertes de 19 periodistas ciudadanos y seis colaboradores de medios.

 

"Acusaciones como 'incitar a la subversión contra el poder del Estado', 'difundir informaciones falsas' o 'incitar a la violencia' se han convertido en la fórmula para hacer callar a quienes disienten de las opiniones de gobiernos o grupos armados", ha denunciado el director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán.

 

La lucha contra el terrorismo está sirviendo de coartada para limitar en numerosos países la libertad de información con leyes represivas. Es el caso de Francia, Egipto, Rusia o Turquía", ha subrayado por su parte la presidenta de RSF en España, Malen Aznárez.

 

FOTOPERIODISTA EGIPCIO

  

Para ambas organizaciones, "un caso flagrante" es el del fotoperiodista egipcio Mahmud Abu Zeid, conocido como Shawkan, detenido desde agosto de 2013 por tomar fotografías de una protesta que fue violentamente reprimida por parte de las fuerzas de seguridad.

 

El fotoperiodista "se enfrenta a cargos falsos específicos, entre ellos 'ingreso en una banda criminal', 'asesinato' o 'participación en una concentración con fines de intimidar, crear terror y poner la vida de personas en peligro'", han recordado.

 

Mahmoud Abu Zeid ha negado todos los cargos, pero si es declarado culpable, han advertido, podría ser condenado a muerte. Su próxima vista judicial está prevista para el próximo 10 de mayo, por lo que Amnistía Internacional y RSF han exigido "su liberación inmediata e incondicional".

 

PUNTOS CALIENTES   

 

Por otra parte, ambas organizaciones han llamado la atención sobre cuatro "puntos calientes" en lo que a la libertad de prensa se refiere en 2015: Egipto, Turquía, México y Rusia.

 

En el caso de Egipto, han subrayado que, con 24 periodistas encarcelados durante 2015, es uno de los países donde más se ha restringido el derecho a la libertad de información. Además de a Shawkan, durante el año pasado se enjuició a varios periodistas que trabajaban para medios informativos críticos con las autoridades egipcias o vinculados con grupos de oposición por divulgar "noticias falsas", entre otros cargos penales de motivación política.

 

Los tribunales impusieron largas penas de prisión a varios y condenaron a muerte a uno de ellos por crear presuntamente "comités de medios de comunicación" y "dirigir y financiar un grupo prohibido", han añadido, resaltando que los que fueron encarcelados presentaron recursos ante el Tribunal de Casación, que anuló su sentencia condenatoria en diciembre y ordenó que se les juzgara de nuevo.

 

En lo que se refiere a Turquía, fue el país europeo que más periodistas encarceló en 2015, entre ellos al director de 'Cumhuriyet', Can Dündar, y a su redactor jefe Erden Gul, acusados de espionaje, divulgación de secretos de Estado y colaboración con una organización terrorista, tras publicar en el diario que los servicios de Inteligencia habían transferido armas a un grupo armado en Siria, en 2014. De ser declarados culpables podrían ser condenados a cadena perpetua.

 

Además, numerosos periodistas y medios de comunicación críticos fueron objeto de una "fortísima presión", han explicado, recordando que varios periodistas fueron despedidos por sus directores por realizar reportajes o comentarios críticos con el presidente Erdogan; sitios web de noticias, incluidos amplios sectores de la prensa kurda, fueron bloqueados por "motivos poco claros" en virtud de órdenes administrativas, con la ayuda de un poder judicial dócil; y la Policía acosó y agredió a periodistas que informaban desde la región suroriental, predominantemente kurda.

 

En México, durante 2015 continuaron las amenazas, el acoso y los homicidios contra periodistas y defensores de Derechos Humanos. A pesar de la existencia del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, aprobado en 2012, la falta de recursos y coordinación provocó que no se ofreciera la protección adecuada, según Amnistía y RSF.

 

Por último, en Rusia, el control directo del Estado sigue siendo el mayor obstáculo para la libertad de prensa, en opinión de las dos organizaciones. Durante 2015, la política editorial de la mayoría de los medios de comunicación reprodujo fielmente las opiniones oficiales sobre sucesos clave del ámbito nacional e internacional al tiempo que las autoridades ampliaban su control sobre Internet, procediendo al cierre de miles de web.