La Ley agraria de Castilla y León, "única en España, por y para el sector"

La consejera de Agricultura, Silvia Clemente, asegura que va a agilizar el Reglamento de esta ley para seguir con su compromiso con el sector.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, se ha comprometido a agilizar al máximo el desarrollo reglamentario de la nueva Ley Agraria de Castilla y León, una norma "única" en España, "de, con y para" los agricultores y para los ganaderos con la que se da un "paso importante hacia el futuro" al poner en manos de los productores "una herramienta que hará que el sector siga jugando el importantísimo papel que desempeña en la construcción de una Comunidad más próspera".

  

Clemente, que ha significado el cumplimiento este miércoles de una "aspiración histórica" del sector agroganadero de Castilla y León,  ha asegurado que los equipos técnicos de su Consejería  están trabajando ya en los textos reglamentarios de la nueva ley para poder cumplir los "exigentes plazos" establecidos con la prioridad en las explotaciones agrarias y su Registro Único, la concentración parcelaria y la ordenación de los recursos agropecuarios.

  

La consejera se ha comprometido también a favorecer un proceso participativo en ese desarrollo reglamentario para lo que se contará "de forma singular" con los representantes del sector "cuyos criterios, opiniones e inquietudes en materias tan sensibles, como es su participación en las organizaciones interprofesionales agroalimentarias, serán tenidos en cuenta".

  

Precisamente, los grupos en la oposición han hecho especial hincapié en la importancia del desarrollo reglamentario de la nueva norma, con plazos de entre nueve meses y un año, ya que "quedan muchas cosas en el aire" de las que depende el éxito de la Ley y para las que han pedido el mantenimiento del clima de diálogo en pro del consenso.

  

La Ley Agraria, que ha recibido el apoyo de los grupos -IU se ha abstenido por el peligro que ve en la concentración parcelaria con origen en la iniciativa privada-- que han renunciado incluso a la presentación de una enmienda a la totalidad, busca rejuvenecer el campo de Castilla y León, una de las "principales debilidades" del sector que "merece una respuesta contundente" para no poner en riesgo su pervivencia.

  

Para ello, ha destacado Clemente, se incluirá la incorporación de jóvenes en los sectores agrarios y agroalimentario como criterio de prioridad en todas las medidas sectoriales que desarrollen la política agraria de la Comunidad al mismo tiempo que reconoce, incentiva y potencia la incorporación de las mujeres al sector y al medio rural en general.

  

Entre las novedades de la Ley Agraria,  marcada por la capacidad de acuerdo y de consenso, destaca la creación de un Fondo de Tierras Disponibles que, bajo la forma de registro administrativo público y sin producir ningún efecto sobre el régimen jurídico de las parcelas que lo integran, se configura como una plataforma de conocimiento entre los propietarios de parcelas y aquellos que pretendan ejercer la actividad agraria.

  

También se incluye por primera vez la obligación de ostentar la condición de agricultor activo para ser beneficiario de ayudas públicas directamente relacionadas con la actividad agraria y crea el Registro Único de explotaciones "como la herramienta que permitirá tener un conocimiento preciso y completo del sector en la Comunidad a efectos de seguridad alimentaria y ordenación y dirección de la política regional en esta materia".

 

MEJORA LA COMPETIVIDAD

  

La Ley mejora la competitividad de las explotaciones agrícolas y ganaderas, donde Clemente ha reconocido el importantísimo esfuerzo en reestructuración y de modernización que ha protagonizado el sector agroganadero de Castilla y León en los últimos 30 años, y da rango legal a la lucha contra las plagas, regula las infraestructuras agrarias, singularmente las ligadas a los regadíos, y regula la marca 'Tierra de Sabor'.

  

Desde las filas socialistas, el procurador Juan Luis Cepa ha reclamado dotación económica para el desarrollo de una Ley que, de lo contrario, se podría quedar en buenas voluntades, ya que tiene  mucha dependencia europea. "Sin PAC o Fondos de Desarrollo Rural la Ley se queda en muy poco", ha advertido Cepa quien, tras significar también la "tímida" incorporación del concepto de agricultor activo, ha lamentado que se haya quedado lejos del acuerdo de Comunidad alcanzado al respecto en el objetivo final de que las ayudas sean para los que de verdad trabajan y crean empleo en el medio rural.

  

Cepa, que ha defendido 45 enmiendas que han quedado vivas de las 174 formuladas por el PSOE al articulado,  ha significado algunas de las aportaciones socialistas, como la inclusión de un capítulo sobre Desarrollo Rural con nuevos y amplios objetivos con dos estrategias lucha contra la despoblación

  

Por su parte, José María González, de IU, que ha defendido 19 enmiendas vivas en el debate, ha destacado la oportunidad de una norma que será buena si va acompañada con posterioridad de recursos. "A pesar de llegar tarde es bueno para Castilla y León", ha reconocido González, quien ha recordado a modo de ejemplo que va a llegar ahora a Gutierremuñoz (Ávila) el agua del Pantano de Las Cogota comprometido en 1979.

  

González ha reclamado más participación de las organizaciones profesionales agrarias en algunos aspectos, como el campo de tierras reclamado ya por su fuerza política cuando las Cortes estaban en el Castillo de Fuensaldaña, según ha rememorado.

  

Otro "elemento clave" que no podía quedar "en manos de Dios sino del PP", según ha ironizado, ha sido el relativo a las concentraciones parcelarias donde la nueva Ley prevé la iniciativa privada y donde González ha expresado su temor respecto a que se pueda imponer la voluntad de grandes propietarios, "concentraciones a la carta" que han sido rechazadas por Julián Ramos Manzano, del PP, que ha garantizado en todo momento el "interés general" y ha situado esos casos como "excepción" bajo la tutela de la Consejería que tendrá "la primera y la última palabra".

  

Por último, Alejandro Valderas, que ha defendido tres mociones en este debate, se ha felicitado por la aprobación de una Ley apolítica sin temas ideológicos y adaptada al sector y a un territorio "amplísimo". "No es una Ley de corta y pega o fotocopiada. Esta vez van a ser los demás los que copien", ha alabado el leonesista, quien ha significado especialmente que la nueva norma trate de actuar contra el problema de la despoblación favoreciendo la población rural y el asentamiento.

  

La anécdota de la jornada ha sido que el final del largo debate de esta Ley se ha producido sin luz en el Hemiciclo, que se ha apagado cuando hablaba Valderas.

Noticias relacionadas