La lectura necesita nuevos enfoques y diferentes puntos de vista

El grupo de expertos que ha participado en el curso de verano de la UNED ‘La literatura y sus grandes críticos’ que se celebra en Ávila ha invitado a los amantes de la literatura a leer no sólo a los grandes escritores sino también a sus críticos, por la aportación de “nuevos enfoques” y la revelación de puntos de vista diferentes que pueden aportar

El curso ha buscado analizar cómo grandes teóricos de la literatura han analizado obras de referencia de la literatura europea, con nombres como Rabelais, Balzac, Mallarmé, Baudelaire o Kafka, según ha explicado la directora del seminario, Rosa María Aradra, profesora de Teoría de la Literatura de la UNED.

 

Ello se debe a que el interés que despiertan los “grandes” de la literatura no se ha quedado sólo en los lectores “al uso” sino que también ha llegado a otros escritores, que han desempeñado, como críticos, un papel “importante” a la hora de analizar obras y aportar enfoques que “muchas veces” se dejan de lado.

 

Este tipo de crítica busca a un lector más profundo de la literatura, de modo que la recomendación de los expertos pasa por leer no sólo a los escritores sino también a los grandes críticos que escribieron sobre ellos.

 

En este sentido, el catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Murcia, José María Pozuelo, ha afirmado que la literatura llega a lugares “donde otros no llegan”, como el discurso interior, que permite conocer qué piensa y siente un personaje, por ejemplo.

 

No obstante, incluso cuando se equivocan, los grandes críticos “enseñan muchas cosas”, como ha recordado Alicia Yllera, catedrática de Filología Francesa de la UNED y doctora Honoris Causa por la Universidad de Zaragoza, subrayando que cuando “desenfocan” a un autor aportan también enfoques novedosos.

 

De la misma forma, José Domínguez Caparrós, catedrático de Teoría de la Literatura de la UNED, ha resaltado que casos como Roland Barthes convierten al crítico de Balzac en un escritor en sí mismo, hasta el punto de asociarle con “cierto formalismo y estructuralismo”, mientras que si se lee su obra sobre Balzac se le descubre como “hermeneuta en el sentido más clásico”.