La justicia reconoce el derecho de Izquierda Unida de Piedralaves a grabar los plenos

Los tribunales han dado la razón a la formación de izquierdas y declaran nulo el acuerdo de pleno, por el que no se permitía la grabación de las sesiones plenarias. El recurso contencioso administrativo presentado por Izquierda Unida de Piedralaves reconoce una vulneración de los derechos fundamentales.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves podrá grabar los plenos municipales. Así lo reconoce la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Ávila, que no sólo declara nulo el acuerdo de pleno por el que el Ayuntamiento de Piedralaves impedía la grabación de los plenos sino que estima el recurso elaborado por la formación de izquierdas y reconoce que una administración ha vulnerado unos derechos fundamentales regulados en los arts. 20.1.d) y 20.2 de la Constitución Española y que renocen que los ciudadanos tiene dercho a una información libre.

 

Una sentencia que Gorka Esparza, letrado que ha llevado el caso, apuntaba la necesidad de realizar una valoración política. “El Ayuntamiento de Piedralaves y su alcaldesa -María Victoria Moreno- conocían la sentencia que en 2015 emitió el Tribunal Supremo y que ya recnocía el derecho de todos los ciudadanos a poder grabar un pleno. La cuestión era tan evidente, tan obvia” que ha juicio del abogado “lo que nos demuestra es que hay alcaldes brutos, obstinados, insumisos, y ciudadanos atropellados”. Por lo pronto Mónica Martínez, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Piedralaves, tiene claro su satisfacción por la sentencia. “El próximo pleno pondremos nuestras cámaras y esperamos que la alcaldesa acate la sentencia” señaló. Una ‘batalla’ que comenzó la pasada legislatura, en 2011, pero que tenía su reproducción este curso político. Ante la solicitud de Izquierda Unida para grabar los plenos un informe de la secretaria – en comisión extraordinaria el 1 de octubre –justificó que la alcaldesa era quien autorizaba cualquier grabación, informando de forma paralela que a partir de entonces se contrataría una persona para la realización de una grabación “institucional”.  Pese a ello el Grupo Municipal de Izquierda Unida de Piedralaves situó una cámara en la sesión plenaria del 6 de octubre de 2015 que llevó a que la alcaldesa decidiera suspender la sesión, generando un debate que culminó con la votación por parte del Partido Popular en contra de las grabaciones de particulares de las sesiones plenarias y obligando al apagado de la cámara.

 

“Esta sentencia abre el camino a otros concejales y esperamos que sirva de reflexión sobre el típo de política que el Partido Popular está haciendo, qué concejales y alcaldes eligen para sus municipios y cuál es su concepto de funcionamiento democrático” valoró Mónica Martínez. En este sentido José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, reconoció que la sentencia “es un triunfo para la democracia en Ávila, donde algunos alcaldes se creen que el ayuntamiento es su chiringuito” e hizo una advertencia al Partido Popular, porque “una alcaldesa y procuradora ha obviado las reglas democráticas”.