La Junta, tajante: "Los únicos responsables del correcto uso del rodenticida son los profesionales del sector"

Plaga de topillos.

Ha procedido a la limpieza de la cubierta vegetal y se han autorizado las quemas para evitar que el topillo encuentre zonas cercanas que le proporcionen alimento y protección frente a sus depredadores.

La Junta ha recordado este miércoles a las organizaciones profesionales agrarias (OPA) que los responsables de explotaciones son "los únicos responsables" del correcto empleo del rodenticida contra topillos.

  

Así se lo ha transmitido en la reunión mantenida con los representantes de los agricultores para trasladarles la situación actual de la población de topillos y las medidas tomadas ante el incremento poblacional en algunas parcelas de la Comunidad.

  

El director general de Producción Agropecuaria y Desarrollo Rural de la Junta, Jesús Gómez, ha explicado que el sistema de prevención contempla la monitorización y seguimiento de las poblaciones de topillo campesino a través de 25 zonas de vigilancia que se dividen en dos en la provincia de Ávila, tres en Burgos, una en León, seis en Palencia, una en Salamanca, tres en Segovia, dos en Soria, cuatro en Valladolid y tres en Zamora.

  

Durante la reunión se ha recordado a los representantes de las organizaciones profesionales agrarias que la normativa nacional de sanidad vegetal, la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, otorga un papel "destacado" a los agricultores en "el mantenimiento del buen estado fitosanitario de sus cultivos" y la aplicación de medidas en la lucha contra las plagas.

  

Las medidas puestas en marcha para reducir la población anómala de topillos, como ha explicado el director general, se han centrado en el asesoramiento y apoyo a los agricultores para el cumplimiento de sus obligaciones con la adopción de diferentes medidas por parte del Gobierno autonómico en colaboración con el resto de administraciones.

  

Gómez ha defendido que dichas medidas "han sido las recomendadas por la Comisión de roedores y otros vertebrados" del Comité Científico de Lucha contra las Plagas Agrícolas de Castilla y León, reunida en tres ocasiones desde que se detectó el incremento de población de estos roedores.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

  

Las acciones puestas en marcha recomendadas por la Comisión, el órgano asesor del Gobierno autonómico en esta materia en la que están representadas las universidades de Castilla y León, han sido el envío de consejos sobre medidas preventivas y la limpieza y quema de cubierta vegetal, según ha recordado la Junta a través de un comunicado remitido a Europa Press.

  

En el mes de septiembre del pasado año se trasladó a los agricultores de la Comunidad una serie de recomendaciones encaminadas a modificar el hábitat del topillo. Entre las acciones que pueden realizar los agricultores en las parcelas destaca remover el terreno a la mayor profundidad posible, con el objetivo de eliminar la cubierta vegetal y provocar la rotura física de colonias que pudieran haber comenzado a establecerse en el interior.

  

Respecto a la limpieza y quema de la cubierta vegetal, la Consejería de Agricultura y Ganadería, en colaboración con las diputaciones provinciales de la Comunidad, ha procedido a la limpieza de la cubierta vegetal y se han autorizado las quemas para evitar que el topillo encuentre zonas cercanas que le proporcionen alimento y protección frente a sus depredadores, con lo que se reducen sus posibilidades de sobrevivir y colonizar.

  

La limpieza y quema de la cubierta vegetal, como ha recordado el director general, se han realizado de forma reducida debido a las condiciones climatológicas, las fuertes heladas de noviembre y las constantes lluvias de finales del pasado año e inicio del 2014. Ante esta situación, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha iniciado en este mes de marzo el reparto de producto rodenticida formulado con bromadiolona cuando las condiciones climatológicas lo han permitido, a partir del tercer día desde el último episodio de lluvia. Este reparto se está realizando para su utilización en parcelas de zonas concretas de las comarcas agrarias de Arévalo (Ávila), Campos (Palencia), Peñaranda de Bracamonte (Salamanca), Cuéllar (Segovia), Sur (Valladolid), Campos-Pan y Duero Bajo (ambas de Zamora).

  

La Consejería de Agricultura y Ganadería, en aplicación de esta normativa, ha explicado a los titulares de los terrenos donde se va a aplicar el producto la forma de aplicación, manipulación, transporte y almacenamiento del producto utilizado así como las responsabilidades en las que pueden incurrir en el caso de mala utilización del mencionado producto.

 

IMPLICACIÓN

  

En la reunión mantenida este miércoles con el sector, la segunda en poco más de un mes, han participado Donaciano Dujo, Andrés Villayambre, y Antonio Medina por parte de la organización agraria ASAJA, Aurelio Pérez y Julio López por la Alianza por la Unidad del Campo, y Moisés de la Puente, por UCCL. En este encuentro, además de analizar las medidas puestas en marcha, se les ha pedido la "implicación" del sector para reducir la presencia de estos roedores en aquellas zonas donde se ha detectado una población anómala.

  

El director general ha asegurado que confía en el "trabajo conjunto" entre las administraciones y el sector agrario de Castilla y León para reducir la presencia de topillos en estas zonas dado que los profesionales del sector agrario "son los principales defensores del medio natural porque es el entorno en el que viven y trabajan.

  

En la reunión con los representantes de las organizaciones profesionales agrarias se les ha trasladado también que actualmente se está ultimando un nuevo estudio de seguimiento de la población de topillos campesinos. Unos datos que serán analizados por la Comisión de roedores y otros vertebrados en el mes de abril.