La Junta resuelve una línea de subvenciones a las ONGD para financiar nueve microacciones en proyectos de desarrollo

Las intervenciones financiadas, que beneficiarán a más de 19.300 habitantes, se centran en cubrir necesidades básicas, principalmente de África subsahariana.

De la misma manera que en años anteriores, la Junta de Castilla y León ha resuelto una línea de ayudas para nueve microacciones en el exterior, dirigidas a ONGD para el desarrollo de pequeñas intervenciones vinculadas generalmente a equipamientos y acciones puntuales en proyectos ya iniciados que se realizan en países con menor Índice de Desarrollo Humano. La cantidad total de estas subvenciones para 2013 es de 250.000 euros –el importe máximo para cada proyecto es de 45.000 euros-, destinados principalmente a mujeres y niños, y a pequeños productores y recolectores de alimentos.

 

Las intervenciones financiadas se van a centrar en cubrir necesidades fundamentales de la población destinataria, principalmente África subsahariana, como son los servicios colectivos de carácter básico entre los que se encuentra la salud –a la que se dedicarán el 22 %-, la educación -el 33 %-, el agua y saneamiento -el 34 %-, y la habitabilidad básica -el 11 %-, así como la soberanía alimentaria. El 67 % de las subvenciones están dirigidas a los colectivos más vulnerables de África subsahariana, que recibe más de 152.900 euros, el 22 % a Sudamérica y el 11 % a Asia.

 

El primer proyecto, destinado a la ONGD Mundo Cooperante, consiste en la generación de energía eléctrica para el complejo escolar de niñas masai en Narok (Kenia) que consiste en el equipamiento con doce paneles solares y dos turbinas de viento para dotar de energía eléctrica a un centro educativo con servicio de internado del que se benefician 240 niñas y adolescentes, el 95 % de la tribu masai.

 

El segundo proyecto, para la ONGD Manos Unidas, es la dotación de agua potable a una escuela primaria y un centro de salud en Kaptembwa, en Nakuru (Kenia), para la construcción de un pozo y los equipamientos de canalización, así como la planta de defluorización. De él se beneficiarán 15.168 habitantes, de los cuales 9.100 son mujeres.

 

El tercer proyecto, para la ONGD Vicente Ferrer, es la mejora del sistema de emergencia del Hospital de Bathalapalli (India) para la población rural más desfavorecida. Consiste en la adquisición de dos ambulancias dotadas con desfibriladores y equipos cardiacos de sostenimiento vital, vinculadas al centro hospitalario que permitirán fortalecer el servicio de urgencias del que se beneficiarán 2.776 personas.

 

El cuarto proyecto, que será desarrollado por la ONGD Prosalus, es la construcción de un atajado impermeabilizado, como sistema de captación y almacenamiento de agua para la producción pecuaria de mujeres campesinas quechuas en el municipio de Vitichi (Bolivia) del que se beneficiarán directamente 144 personas.

 

El quinto proyecto, en el que trabajará Delwende al Servicio de la Vida, es la ampliación de dos aulas de la escuela de primaria en Burkina Faso con capacidad para 50 niños, del que se beneficiarán en los distintos turnos 400 menores entre 6 y 14 años de familias sin recursos.

 

El sexto proyecto, con la Asociación Carpio Pérez, es la construcción de una cocina comedor y zona de almacenaje para la escuela masai de guardería en Tanzania, que servirá para garantizar una comida diaria a 97 niños y niñas masai.

 

El séptimo proyecto, para Cruz Roja, es la mejora de las condiciones de acogida de menores vulnerables con el centro de salvaguarda de Kande en Siguinchor (Senegal). En este proyecto se llevará a cabo la construcción de dos aulas de estudio y de material didáctico con el que trabajarán 257 menores tutelados.

 

El octavo proyecto, para la Fundación Madreselva, es la ampliación de la atención médica a las familias desplazadas de la comuna 3 nororiental de Medellín en barrio de la Cruz (Colombia).

 

El último proyecto financiado, que desarrollará la ONGD Sed, es la construcción de tres pozos y cuatro tanques de agua en un centro educativo en el municipio de Kasoa (Ghana) del que se beneficiarán 240 niños y niñas.

 

En los últimos cuatro años se han consolidado estas subvenciones y se han complementado procesos ya iniciados en 21 países; destaca especialmente el número de intervenciones en Mozambique y el Congo. Desde 2009 se ha apoyado un total de 42 intervenciones en el ámbito de la educación, la salud, el acceso al agua potable o la soberanía alimentaria principalmente.

 

La Junta de Castilla y León mantiene su compromiso en la promoción de los derechos humanos, así como en la lucha por la erradicación de la pobreza en todas sus manifestaciones y de las causas que la generan. El programa de cooperación al desarrollo, en el que trabaja el Ejecutivo autonómico desde hace más de veinte años, es el conjunto de actuaciones, iniciativas, capacidades y recursos que la comunidad internacional pone al servicio de los países más desfavorecidos para contribuir en la lucha contra la pobreza.