La Junta prorroga la mayoría del dispositivo contra los incendios hasta el 6 de octubre

Foto: Junta de Castilla y León

Se ha declarado peligro medio del 1 al 6 de octubre, una vez este viernes acaba la temporada de riesgo alto. Se mantiene buena parte del operativo y las recomendaciones a profesionales y ciudadanos de extremar la precaución en las labores del monte y en el disfrute del medio.

Por resolución de 28 de septiembre del director general del Medio Natural, José Ángel Arranz, se declara peligro medio de incendios forestales entre los días 1 y 6 de octubre, ya que mañana día 30 de septiembre finaliza la época de peligro alto de incendios forestales y se comienza a elaborar un operativo semanal basado en las condiciones de riesgo existentes cada semana en cada una de las comarcas de la Comunidad.

 

La época de peligro alto declarada en BOCYL finaliza este viernes 30 de septiembre, y la Junta de Castilla y León, analizadas las actuales condiciones meteorológicas de cara al riesgo de incendios forestales, ha declarado época de riesgo medio de incendios en toda la Comunidad. Las condiciones meteorológicas actuales se caracterizan por una sequía acumulada, ya que las precipitaciones han sido muy escasas o casi inexistentes desde finales de mayo, salvo algunas zonas de la Cornisa Cantábrica y del Sistema Ibérico. Las temperaturas de julio y agosto son muy altas y extremas y se han mantenido en gran parte del mes de septiembre. La vegetación herbácea es muy abundante debido a una primavera muy lluviosa y fresca, con gran desarrollo y que se mantiene en pie, y en las zonas cultivadas solo parcialmente recogida. Finalmente, la vegetación arbustiva y arbórea ya se resiente de este verano tan caluroso y seco.

 

Con estas condiciones, la situación de riesgo se mantiene elevada en prácticamente toda la Comunidad y se mantendrá hasta que entren algunas borrascas que favorezcan el rebrote otoñal de la vegetación herbácea y ayuden a tumbar la vegetación herbácea seca, si bien la menor duración de los días y las temperaturas más suaves, aunque altas para estas fechas, hacen que el riesgo se haya aminorado sensiblemente. No obstante, y especialmente en las horas centrales del día, el riesgo puede ser elevado, ya que la vegetación herbácea arde a velocidades altas si hay un poco de viento y pueden saltar las llamas al resto de vegetación arbustiva o arbórea.

 

 

OPERATIVO

 

Por ello, el operativo de Castilla y León se ha dimensionado para el riesgo previsible en las próximas jornadas, activando una parte importante de sus recursos personales y manteniendo gran parte de sus medios materiales de extinción. Esta activación y movilización se renueva semanalmente en esta época del año, pues con la llegada del otoño las condiciones pueden cambiar radicalmente en pocas fechas y variar rápidamente la situación de riesgo, si bien las previsiones actuales apuntan a que la segunda semana de octubre será similar a la actual, aspecto que se analiza con una evaluación permanente de las condiciones meteorológicas.

 

Todas estas adaptaciones son posibles por la previsión realizada y por las especificaciones contenidas en los diferentes protocolos y pliegos de prescripciones de los medios materiales contratados.

 

Ante esta situación, el operativo de la Junta Castilla y León alerta a la población y recomienda encarecidamente que se extreme la precaución en las labores estacionales que se realizan al aire libre en estas épocas del año, recomendando especial prudencia en las horas centrales del día y los días de viento. Además, recomienda que, en su disfrute del contacto con la naturaleza aprovechando la bonanza meteorológica de estos días, se extremen las medidas de precaución para evitar con sus acciones poder provocar un incendio y solicita que ante cualquier avistamiento de humo se comunique rápidamente al 112.