La Junta presenta una guía para controlar los casos de diabetes

El consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, presentó ayer acompañado de representantes de asociaciones de pacientes, enfermeros y otros especialistas la Guía de actuaciones para la adaptación de la Estrategia en diabetes del Sistema Nacional de Salud en Castilla y León.
ICAL / VALLADOLID

Esta publicación, en palabras del consejero, contribuirá a mejorar los procesos de atención y el uso racional de los recursos en el abordaje de esta enfermedad en Castilla y León, donde el número de afectados ronda las 200.000 personas, con una tasa de prevalencia del 8,83 por ciento en los mayores de quince años.

Según explicó, en Castilla y León la diabetes constituye una de las principales causas de fallecimiento (los datos de 2008 hablan de 710 fallecidos directamente vinculados a causa diabética, sin contabilizar la alta repercusión indirecta que supone en la mortalidad asociada a otras enfermedades relacionadas con el sistema cardio-circulatorio). Las tasas de mortalidad en Castilla y León son, al igual que en el resto de España, superiores en la población femenina que en la masculina, siendo en ambos casos ligeramente inferior a la media nacional (0,34 frente al 0,37 para las mujeres y 0,21 frente al 0,27 en los hombres).
“La guía presentada ayer se enmarca dentro del tercer Plan Regional de Salud, que incluye la diabetes entre sus prioridades de atención, y reúne recomendaciones y directrices para la aplicación en Castilla y León de la Estrategia de diabetes del Sistema Nacional de Salud, gracias a la colaboración de un grupo de expertos y de las principales sociedades científicas, técnicas y profesionales y de pacientes de la región”, aseguró Guisasola, que se mostró confiado en que esta publicación “servirá para introducir mejoras significativas en el tratamiento de la enfermedad en esta Comunidad”.

Según detalló, la detección precoz de la diabetes, así como su tratamiento, resultan fundamentales para reducir el impacto de la enfermedad, dado que en la diabetes tipo II los profesionales de Atención Primaria desempeñan un papel fundamental.