La Junta, preocupada por la falta de confirmación cuando se cumple el fin del plazo para la fusión entre Caja España-Duero y Unicaja

De Santiago Juárez adelanta que "alguien tendrá que dar explicaciones" si ésta no se produce finalmente

La Junta de Castilla y León ha advertido este miércoles de que, en caso de no ser viable, "alguien" tendrá que explicar las razones por las que no se lleva a cabo finalmente la fusión entre Caja España-Caja Duero y Unicaja. Así lo ha puesto de manifiesto el consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago Juárez, quien, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha pedido "prudencia" ante las informaciones aparecidas hoy en la prensa económica, pero ha recalcado que, en caso de que la fusión no se lleva a cabo, alguien tendrá que explicar las razones.

"Si finalmente no es viable, alguien tendrá que explicar por qué hasta ayer sí lo era, y era positiva, y hoy no. Alguien lo tendrá que explicar", ha aseverado el consejero quien, no obstante, ha pedido "prudencia" y ha llamado a esperar a que transcurra el día de hoy para ver qué ocurre.

A la Junta, según lo ha reconocido, le preocupa la situación actual, en la que se apunta a la posibilidad de que la fusión no llegue "a buen puerto" y en la que siguen existiendo tensiones y, tras señalar que ha hablado con todos los agentes e interlocutores , ha abogado por el optimismo a propósito de un proceso que comenzó hace más de un año y medio.

"Quedan horas así que vamos a esperar", ha señalado.

Hoy, 31 de octubre, finaliza el plazo dado por el Gobierno para la confirmación de todas las fusiones del mapa financiero español, tras la última prórroga concedida el pasado mes de septiembre. De hecho, fuentes del ámbito financiero no descartan que el Ejecutivo pudiera recurrir, in extremis, a conceder una nueva prórroga, para favorecer el cierre de aquellas que siguen pendientes, entre las que se encuentra la de Caja España-Duero y Unicaja. En el mismo decreto de prórroga se especificaba, además, que "en cualquier caso, la integración deberá concluirse no más tarde del 1 de enero de 2013", lo da también cierto aliento a las entidades mencionadas para solucionar posibles flecos de última hora. De no darse este horizonte, la fusión quedaría descartada y la entidad castellanoleonesa quedaría gravemente 'tocada' en su viabilidad, pues está incluida en el grupo de entidades con déficit de capital que, hasta el momento, no han demostrado que puedan afrontarlo de forma privada.