La Junta pacta con patronal y sindicatos la Estrategia con un crédito inicial "prudente" de 213 millones

Las líneas dedicadas a la aplicación de ERES suspensivos, FP y el Programa Personal de Integración serán prioritarias

La Junta de Castilla y León, patronal y sindicatos han cerrado en la tarde de este miércoles un acuerdo en torno a la Estrategia Integrada de Empleo para el periodo 2012-2015 con un crédito inicial "prudente y estimativo" que alcanza los 213 millones de euros a la espera de que se apruebe el Presupuesto General de la Comunidad y se conozcan con detalle las entregas a cuenta del Gobierno para el presente año.

Así lo ha avanzado el consejero de Economía y Empleo, Tomas Villanueva, quien ha detallado que la Estrategia dará una prioridad inicial a la línea de apoyo a Expedientes de Regulación de Empleo suspensivos y no extintivos con hasta siete millones de euros, el Programa Personal de Integración y Empleo (PIE) que tendrá un crédito inicial de ocho millones de euros, y la formación profesional con un montante de 90 millones.

El consejero de Economía y Empleo ha detallado además que la Junta sumará una bonificación del 10 por ciento al 50 por ciento aprobado por el Gobierno central para el pago de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes, devengadas por los trabajadores en situaciones de suspensión de contrato o reducción temporal de jornada que hayan sido autorizadas en ERES.

Villanueva dará cuenta de este acuerdo en el Consejo de Gobierno que se celebra mañana, ya que, como ha indicado, las líneas incluidas en el documento hacen referencia a políticas activas de empleo, formación profesional, prevención de riesgos e igualdad, por lo que afecta al presupuesto de varias consejerías como Educación o Familia.

El consejero de Economía y Empleo se ha mostrado satisfecho por un acuerdo que, como ha indicado, se ha cerrado finalmente tras horas de reuniones de forma unánime y ha confiado en poder publicar las convocatorias de las distintas líneas "cuanto antes", previsiblemente alguna saldrá la próxima semana, ya que ya están avanzados algunos borradores.

Para la elaboración de cuadro económico de la Estrategia se han tenido en cuenta criterios "prudentes", como ha insistido Villanueva, a la espera tanto de las cuentas del Gobierno central como del presupuesto de la Junta, por lo que los 213 millones de euros es una cifra de crédito inicial con el fin de impulsar las líneas prioritarias.

De este modo, Villanueva ha detallado que en abril, cuando se conozcan los presupuestos, se convocará de nuevo a la Comisión Permanente del Diálogo Social para concretar y avanzar en la "gestión" de las líneas pactadas.

No obstante el consejero ha admitido que la situación de crisis que vive la Región y sus consecuencias en aspectos como el paro hace necesario "actuar de inmediato" en materia de trabajo, por lo que se ha comprometido a sacar adelante cuanto antes la convocatoria respecto a los expedientes de regulación de empleo, para evitar extinción de contratos y los conflictos colectivos, el PIE o el fomento del empleo local, para lo que se reunirá la próxima semana con la Federación Regional de Municipios y Provincias.

La estrategia
En materia de empleo la Estrategia incluye, entre otras medidas, incentivos para la contratación indefinida de aquellas personas que se encuentren entre los colectivos prioritarios, para lo que se establecerá un marco general de 2.000 euros que se podrá incrementar en determinados casos.

Asimismo se promoverá la transformación en indefinidas de aquellas contrataciones celebradas en origen con personas desempleadas e inscritas como demandantes de empleo, que se encuentren entre los colectivos definidos para el fomento de la contratación indefinida por cuenta ajena, una línea que será incompatible con cualquier subvención o bonificación que se perciba por la transformación hasta el límite total de la bonificación.

Del mismo modo se incentivará el establecimiento como trabajadores autónomos.

En el ámbito de la economía social y personas con discapacidad, la estrategia establece apoyos a la inversión y financiación de las empresas para proyectos generadores de empleo con especial atención a incentivar la incorporación de las personas con discapacidad a un puesto de trabajo y su mantenimiento en la empresa ordinaria o en los centros especiales de empleo.

Asimismo se subvencionará a las entidades locales la contratación de trabajadores desempleados e inscritos como demandantes de empleo para la realización de obras y servicios de interés general y social, en este ámbito las entidades locales participarán en la cofinanciación.

Sobre las actuaciones en materia de formación y cualificación, se potenciará la red de centros integrados, se elaborará un mapa de necesidades formativas, así como un catálogo que contenga la totalidad de las acciones formativas y se promoverá la formación de emprendedores, entre otras.

Dentro de los programas de empleo, se incorpora también el dirigido a trabajadores y empresas que se ven afectados por expedientes de regulación de empleo suspensivos (ERES) siempre que medie acuerdo entre las partes, al tiempo que se prevé articular un programa extraordinario para procurar la reinserción laboral de trabajadores.

En materia de prevención de riesgos, la Estrategia articula un total de 85 medidas enmarcadas en nueve ejes que ahondan en la concienciación, sensibilización y difusión; coordinación y colaboración; cumplimiento efectivo de la normativa; abordar la prevención como instrumento de competitividad; formación en materia preventiva; especial atención a los principales riesgos causantes de accidentes, además de una mayor vigilancia de la salud y las enfermedades profesionales.

La Formación Profesional es otro de los ejes que centra la Estrategia y con el fin de incentivarlo el plan incluye el desarrollo de visitas a empresas, para que el alumnado de educación secundaria obligatoria se familiarice con los distintos oficios y profesiones.

Asimismo, se establece la elaboración anual de un mapa de necesidades de formación y de oferta existente; el establecimiento de currículos adaptados a las características socioeconómicas de Castilla y León; el fomento del espíritu emprendedor y el incremento de la oferta en prácticas, así como establecer convenios específicos con empresas, grupos de empresas, españolas o extranjeras para asegurar prácticas de calidad y, en su caso, adecuadas al alumnado con discapacidad en entornos laborables accesibles, entre otras acciones.

Finalmente, en materia de igualdad se incluye la sensibilización sobre problemas esta materia que se abordará también desde aspectos formativos y de orientación.