La Junta "no está dispuesta" a que sus ciudadanos paguen la TV, la policía catalana y "delirios independentistas"

El consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez

La Junta de Castilla y León ha asegurado "no estar dispuesta" a que los ciudadanos de la Comunidad paguen la televisión y la policía catalana, las embajadas y los "delirios independentistas".

Así lo ha trasladado el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno, José Antonio de Santiago-Juárez, quien en declaraciones a los medios ha reiterado que Castilla y León fue la primera que tildó de "inadmisible" el déficit a la carta y, tras recordar la abstención de la Comunidad en uno de los últimos consejos de Política Fiscal y Financiera, ha aseverado que los ciudadanos de Castilla y León no pagarán determinados servicios de Cataluña ni sus "delirios independentistas".


El portavoz se ha mostrado "convencido" de que, en caso de que cualquier comunidad requiriera "solidaridad" por parte de los demás para afrontar el pago de los "grandes servicios esenciales", el resto de las autonomías darían respuesta a ello pero siempre en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y si no se tratara de financiar "embajadas, televisiones autonómicas o policía autonómica".

De Santiago-Juárez, quien ha rechazado que "uno incumpla y además se le premie", ha recordado que el déficit es un asunto "de Estado" que obliga a todos fruto de la reforma constitucional realizada a este respecto y que, además, son los ciudadanos los que tienen que "soportarlo".

"No nos gusta nada lo que está pasando, no nos gusta nada", ha recalcado el consejero antes de criticar el hecho de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se haya reunido primero "y por separado" con "los díscolos" y luego pida "solidaridad y generosidad" al resto de comunidades.

Por ello, ha reclamado de nuevo un reparto "equilibrado" entre administraciones porque el esfuerzo hecho por las comunidades ha sido mucho mayor que el del Gobierno --"nos tachan de derrochonas y somos las que hacemos el esfuerzo"--, ha rechazado el déficit "a la carta y caprichoso" al margen de colores políticos y ha reclamado la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera "de una vez y por todas" para abordar este tema al margen de reuniones "en el despacho del consejero catalán".

"No es un problema de sospecha, no se trata de sospechar... la realidad no nos gusta", ha aseverado el consejero antes de aclarar que la Comunidad de Castilla y León "tiene altura de miras", como recientemente reclamaba el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pese a rechazar los "caprichos soberanistas" y los "chantajes independentistas".

Por último, el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno regional ha asegurado que el actual, dado que el acuerdo no está cerrado, es el momento de que todas las comunidades "fijen posiciones", a lo que ha añadido que se aprovechará la próxima presencia de Cristóbal Montoro en Salamanca con motivo de la Interparlamentaria del PP para hacerle llegar este mensaje "en persona".