La Junta mantiene en 2014 las tarifas de la ITV, entre las más altas del país

Tráfico, coches, atascos

La Junta de Castilla y León ha decidido mantener en 2014 las tarifas de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y evalúa la posibilidad de una congelación de los precios a aplicar teniendo el contexto de "grave crisis" que afecta a los ciudadanos.

Así se refleja en la resolución de la Dirección General de Industria e Innovación Tecnológica de la Consejería de Economía y Empleo publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

En concreto, en la resolución se deciden mantener las tarifas después e la solicitud de actualización de acuerdo a la variación interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) solicitado por la concensionaria Grupo Itevelesa y la Asociación de Entidades de ITV de la Comunidad después de que en 2012 y 2013 se mantuvieran los precios de las tarifas y en 2011 no se aplicase el incremento del IPC al componente de control de emisiones.

En la resolución publicada en el Bocyl se recuerda que durante los últimos años se ha establecido un proceso de análisis entre la Dirección General de Industria e Innovación Tecnológica y las empresas concesionarias de los costes directos e indirectos del servicio con el objetivo de "evaluar la posibilidad de una congelación de los precios a aplicar".

Todo ello en base a las distintas normativas de aplicación del servicio, al grado de cumplimiento de este servicio y "teniendo en cuenta la difícil realidad económica y el contexto de grave crisis que afecta a los ciudadanos de Castilla y León, los cuales tienen que sumir uno de los costes de ITV más altos del país".

El criterio de realizar un análisis concreto y específico de la situación económica de la concesión de ITV en la Comunidad antes de proceder a la modificación de tarifas "no es novedoso y atípico", señala la resolución, ya que figuraba en los contratos de concesión firmados en 1989.

REVISIÓN NECESARIA

Además, se considera que "con la situación económica actual" es "muy necesario" hacerlo, como se pone de manifiesto en el Anteproyecto de Ley de Desindexación de la economía española donde se argumentan los "riesgos y consecuencias negativas" que se producen al utilizar de forma continuada el criterio de actualización de precios por la aplicación directa del IPC sin tener en cuenta la realidad concreta de la situación.

A este respecto, señala que esta "realidad" sería el equilibrio económico-financiero de los contratos de concesión, la calidad del servicio ofertado y los costes reales de prestación de dicho servicio, cuestiones que se analizan en la actualidad "de forma exhaustiva" y de la documentación entregada por los concesionarios se ha concluido que "no concurren las circunstancias que motiven una actualización de tarifas para el año 2014 de acuerdo al IPC".

Sin embargo, se añade que mediante el oportuno expediente administrativo, se procederá a modificar las tarifas actuales "en el sentido de salvaguardar el interés público y de buscar el equilibrio económico financiero de los contratos de concesión del servicio firmados".

Además, se incide en que la ITV es un servicio de "recepción obligatoria" y que los usuarios "no pueden eludir" por tratarse de una obligación impuesta por motivos de seguridad, de tal importancia que recuerda que es infracción sancionable circular sin haber superado la inspección y se ha valorado la posibilidad de que hasta que se materialice el expediente citado, las tarifas sigan sin ser actualizadas "para evitar una inmediata traslación del aumento de la tarifa a los usuarios, ciudadanos afectados todos por el grave deterioro de la situación económica".

De esta forma, se mantienen las tarifas a lo largo de este año o hasta que se resuelva durante este ejercicio el expediente iniciado para la modificación de contratos de concesión de ITV.

En concreto, las tarifas de las inspecciones periódicas se mantienen en 12,34 euros para ciclomotores de dos o tres ruedas y cuadriciclos ligeros; en 30,61 para vehículos de hasta 3.500 kilogramos, en 40,40 para los que superen este peso y en 24,50 euros la inspección de maquinaria agrícola.

Por lo que se refiere a las inspecciones no periódicas, por la gestión y trámite administrativo de la inspección especial se fija la tarifa en 7,78 euros, mientras que la inspección mecánica de vehículos ya matriculados procedentes del entorno europeo o de terceros países se establece en 95,13 euros y la de vehículos accidentados con daños importantes en sus elementos de seguridad en 122,46 euros.

En cuanto a las tarifas del componente de control de emisiones quedan fijadas en 7,80 euros para vehículos con motor de explosión catalizados y en 15,44 y 22,48 euros para los diesel de hasta 3.500 kilos y los que superen este peso, respectivamente.

Estas tarifas no incluyen ni las tasas ni los impuestos correspondientes.