La Junta invertirá 189.900 euros en un incinerador con biomasa en Santo Domingo de las Posadas

Archivo

La granja se encuentra actualmente en construcción y albergará a más de 2.700 animales.

La Consejería de Agricultura y Ganadería y la de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente, tienen entre sus objetivos desarrollar y promocionar el uso de la biomasa forestal y promover actuaciones para mejorar la eficiencia energética en el ámbito de las explotaciones ganaderas de Castilla y León. 

 

El objetivo común de este plan de actuaciones es aunar los beneficios ambientales que conlleva la biomasa como combustible, unido a los impactos positivos generados en la economía de las zonas rurales, y la sanidad de las explotaciones ganaderas, de forma que el uso de la biomasa en las explotaciones, además de garantizar un suministro energético a precios competitivos, permite disponer de un sistema individualizado y seguro de destrucción de cadáveres en la propia explotación. 

 

Para ello, se han seleccionado una veintena de explotaciones ganaderas más una incubadora y un matadero donde se desarrollarán seis proyectos en las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia y Valladolid con una inversión prevista de 1.690.747 euros y que se ejecutarán durante los años 2016-2017. La empresa Somacyl será la encargada de ejecutar, financiar las inversiones y suministrar la biomasa forestal necesaria, suscribiendo contratos con las explotaciones para la gestión energética de las instalaciones. Estas explotaciones cuentan con un tamaño suficiente para garantizar la viabilidad financiera de las inversiones.
 
 

El primer proyecto se desarrolla en la granja porcina de Santo Domingo de las Posadas, en Ávila, que se encuentra actualmente en construcción y albergará a más de 2.700 animales. En ella se instalará un incinerador con biomasa, con recuperador de humos de escape, para la gestión de los cadáveres generados por la explotación, así como una caldera de biomasa para dar apoyo al recuperador, con una inversión de 189.900 euros. 

 

 

La sanidad de las explotaciones ganaderas constituye una prioridad en el sector, convirtiendo la bioseguridad en objetivo clave de estas explotaciones. Así, este nuevo Plan aporta beneficios para la sanidad y producción animal tanto en el refuerzo de la bioseguridad de las explotaciones, como en el ahorro tanto de energía como de retirada de cadáveres. 

 

Noticias relacionadas