La Junta fija la ĂŠpoca de peligro alto de incendios forestales entre hoy y el 30 de septiembre

Prohibida la quema de rastrojos, barbacoas, las hogueras, el lanzamiento de cohetes, globos o artefactos de cualquier clase que contengan fuego

La ConsejerĂ­a de Fomento y Medio Ambiente ha fijado la ĂŠpoca de peligro alto de incendios forestales para la Comunidad entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, si bien ĂŠsta podrĂĄ prolongarse si las circunstancias lo aconsejan, segĂşn aparece publicado este miĂŠrcoles en el BoletĂ­n Oficial de Castilla y LeĂłn (Bocyl).

La normativa se aplica a todos los montes de Castilla y LeĂłn, sean arbolados o desarbolados, y la franja de 400 metros de ancho que los circunda, como perĂ­metro de protecciĂłn. Con carĂĄcter general, la ĂŠpoca de peligro alto de incendios forestales abarcarĂĄ los meses de julio, agosto y septiembre, si bien a lo largo del aĂąo pueden producirse circunstancias de prolongada sequĂ­a que aconsejan ampliar la ĂŠpoca de peligro alto o declarar otras nuevas.

En este sentido, las actividades prohibidas durante todo el aĂąo son la quema de rastrojo, la quema de matorral, de pastos, restos agrĂ­colas o forestales, restos de vegetaciĂłn, carboneo, destilaciĂłn con equipos portĂĄtiles o cualquier otra finalidad, en el monte y en los terrenos rĂşsticos a menos de 400 metros del mismo.

No obstante, se establece alguna excepciĂłn fuera de la ĂŠpoca de peligro alto, como el uso del fuego por motivos de seguridad, prevenciĂłn, control fitosanitario, gestiĂłn del combustible vegetal y siempre que estĂŠ autorizado por el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la provincia correspondiente.

EstĂĄ prohibido tambiĂŠn el lanzamiento de cohetes, globos o artefactos de cualquier clase que contengan fuego. SĂłlo podrĂĄ ser autorizado por el delegado territorial de la provincia correspondiente por fiestas y celebraciones tradicionales, y con la obligaciĂłn, por parte del titular, de contar con los medios suficientes de extinciĂłn.

ÁREAS DE DESCANSO

Asimismo, se prohĂ­be encender fuego en las ĂĄreas de descanso de la red de carreteras, asĂ­ como usar fuego para hogueras y fogatas. En este Ăşltimo caso cabe como excepciĂłn, fuera de la ĂŠpoca de peligro alto, la actividad profesional de pastores y trabajadores forestales para preparar sus alimentos y calentarse, tomando las medidas de seguridad oportunas.

EstĂĄ vetado tirar al suelo fĂłsforos, colillas o cualquier material en igniciĂłn; la quema al aire libre de basureros, vertederos o cualquier acumulaciĂłn de residuos de cualquier tipo, y arrojar fuera de los contenedores de basura desechos o residuos que con el tiempo puedan resultar combustibles, como vidrios, papeles, plĂĄsticos, aerosoles, mecheros, entre otros.

A su vez, queda prohibida la acampada libre, asĂ­ como aparcar vehĂ­culos en los caminos, pistas forestales y cortafuegos, de modo que supongan un impedimento al paso de los vehĂ­culos del operativo de lucha contra incendios forestales.

Pero ademĂĄs, durante los meses de julio, agosto y septiembre estarĂĄ prohibido el uso de maquinaria y equipos en los montes, y en las ĂĄreas rĂşsticas situadas en una franja de 400 metros alrededor de aquellos cuyo funcionamiento genere fuego, deflagraciĂłn, chispas o descargas elĂŠctricas, tales como sopletes, soldadores, radiales, antorchas de goteo, entre otras. En este caso, se fijan como excepciones aquellas actuaciones necesarias para la extinciĂłn de incendios forestales; actividades de mantenimiento; servicios de energĂ­a elĂŠctrica; gas natural; y telecomunicaciones, cumpliendo las medidas preventivas y de seguridad.

TambiĂŠn estarĂĄ prohibido el transporte fuera de la red viaria; el almacenamiento y la utilizaciĂłn de materiales inflamables o explosivos; el uso del fuego en la actividad apĂ­cola; el empleo de asadores, barbacoas, hornillos o cualquier otro elemento que pueda causar fuego en el monte y en los terrenos rĂşsticos a menos de 400 metros; la quema de restos al aire libre en terrenos urbanos o urbanizables dentro de la franja de 400 metros; asĂ­ como la celebraciĂłn de rallyes, o cualquier otra prueba o espectĂĄculos con vehĂ­culos de motor en pistas forestales. En todos estos casos se fijan excepciones con autorizaciĂłn previa y las correspondientes medidas de prevenciĂłn, detalladas en la Orden que hoy se publica.

ACAMPADA

La acampada sĂłlo se permitirĂĄ en los lugares habilitados al efecto; las celebraciones y festejos tradicionales se podrĂĄn realizar previo informe del ayuntamiento correspondiente; las actividades de paseo, marcha, senderismo o bicicleta, que transcurran por terreno forestal y que congreguen a mĂĄs de 25 personas, requerirĂĄn comunicaciĂłn de al menos una semana de antelaciĂłn al Servicio Territorial, ademĂĄs de la autorizaciĂłn de la DelegaciĂłn Territorial correspondiente.

Por lo que se refiere al uso de barbacoas, se prohĂ­be salvo los habilitados por las administraciones pĂşblicas que cuenten con autorizaciĂłn expresa del Servicio Territorial de Medio Ambiente a peticiĂłn del ayuntamiento. Con carĂĄcter general, no se podrĂĄn usar barbacoas en dĂ­as de viento, con rachas superiores a diez kilĂłmetros por hora y en dĂ­as muy calurosos en los que las temperaturas superen los 30 grados.

Las barbacoas deberĂĄn cumplir, en todos los casos, los siguientes requisitos: ser una estructura fija de obra en buen estado de conservaciĂłn; tener campana, chimenea con rejilla en la salida de humos o similar; tener tres paredes cerradas de obra; contar con un perĂ­metro libre de combustible de al menos tres metros, entre otras medidas.

Sin embargo, en los terrenos urbanos o urbanizables, el uso de barbacoas estarĂĄ regulado por los ayuntamientos