La Junta expone las políticas de impulso al crecimiento y el empleo en la ‘Mesa del Autónomo’

El director general de Economía Social, Carlos Teresa, ha trasladado a las principales asociaciones de autónomos el compromiso de apoyo de la Junta de Castilla y León y el reconocimiento de su importancia en el contexto económico regional. Castilla y León cuenta con más de 200.000 trabajadores autónomos que representan el 21% del total de trabajadores ocupados, frente al 17,5% de media a nivel nacional.

El director general de Economía Social y Autónomos ha presidido la ‘Mesa del Autónomo’ en la que ha destacado el papel de este colectivo en los principales indicadores económicos regionales. El peso de los trabajadores autónomos en la economía de Castilla y León adquiere una mayor relevancia en el contexto de crisis económica, situando el autoempleo como factor de primer orden para que la economía remonte definitivamente.

La Mesa del Autónomo de Castilla y León, que se encuentra en funcionamiento desde el año 2005, constituye el punto de encuentro y debate permanente entre la Junta y las asociaciones de autónomos más representativas, con el fin de abordar cuestiones de interés para este colectivo y para proponer actuaciones en su beneficio.

En ella, además de la Administración Autonómica, se integran la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), la Federación de Autónomos (FEACYL), la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Asociación de Trabajadores Autónomos Dependientes (TRADECYL).

El director general de Economía Social y Autónomos, Carlos Teresa, ha destacado la necesidad de que en estos momentos haya empresas más fuertes y más competitivas, por lo que es necesario realizar un esfuerzo especial en crear un entorno atractivo y amable para el autónomo que facilite cada proyecto de inversión y de creación de empleo. También ha destacado la próxima aprobación del Proyecto de Ley de Estímulo a la Creación de Empresas con la que se quiere impulsar el desarrollo de políticas de creación de empresas y el fomento de la creatividad empresarial que permitan un amplio reconocimiento social a la figura del emprendedor y un marco propicio al desarrollo de su actividad.

Así mismo, ha resaltado el importante esfuerzo presupuestario destinado a estas políticas para el año 2013 que a través del ‘Plan de Estímulos para el Crecimiento y el Empleo’, recientemente aprobado, se destinan 125 millones de euros. Es Plan pretende reforzar las actuaciones de la Consejería de Economía y Empleo con el fin de generar mayor actividad económica y empleo, especialmente entre aquellos colectivos que presentan mayor dificultad de inserción laboral, prioritariamente los jóvenes.

A través del ‘Plan de Estímulos para el Crecimiento y el Empleo’ se desarrollarán diversos programas dirigidos a la financiación de actividades empresariales, así como para dar continuidad a otras ya existentes, que beneficiarán a los autónomos.

Estos programas abarcan la financiación de autónomos y empresas, destinada a jóvenes, para facilitar la financiación de proyectos viables dentro de un segmento de mercado escasamente atendido en la actualidad por parte de las entidades financieras. Otro de los programas está destinado a favorecer la financiación de autónomos y empresas viables en el área rural (municipios de menos de 20.000 habitantes). Por otra parte se impulsa el apoyo a estudiantes emprendedores favoreciendo la financiación y promoción de las microempresas surgidas en la Universidad y en Formación Profesional, de manera que se fomente el empleo autónomo a través de microcréditos. Por último hay que destacar el ‘Plan de Sucesión Empresarial’, que está destinado a facilitar financiación a la compraventa de pymes en situación de sucesión de empresa para evitar que la ausencia de un relevo generacional provoque el cierre de muchas pymes y pequeños negocios regentados por autónomos.

A estas medidas hay que unir otras también contenidas en el ‘Plan de Estímulos’, como favorecer la financiación de autónomos y empresas del sector comercio, como segmento estratégico en el desarrollo del modelo urbano actual, o los fondos de capital semilla y la red de Business Angels.

Con estas medidas se pretende establecer políticas que potencien y faciliten la iniciativa empresarial en la búsqueda de una mayor competitividad, con una especial dedicación al impulso del espíritu emprendedor y del autoempleo, con el fin de alcanzar de nuevo un crecimiento económico capaz de generar empleo de forma sostenible.