La Junta, encargada de nombrar a una gestora para convertir Caja España-Duero en una fundación

Para realizar la reunión era necesaria la presencia de 18 miembros del Consejo, la mitad más uno, pero diez de los 34 que tenía la entidad en un primer momento presentaron su renuncia en su día y finalmente no se alcanzó el quórum.

La Junta de Castilla y León deberá nombrar una gestora para abordar el proceso de conversión de Caja España-Caja Duero en una fundación, ya que el Consejo de Administración convocado para este lunes no ha podido celebrarse por falta de quórum.

  

En concreto, únicamente se han presentado en la reunión 13 consejeros, un número insuficiente para abordar los asuntos referentes a la conversión de la entidad en fundación y a la aprobación del presupuesto de la Obra Social. Para poder realizar la reunión era necesaria la presencia de 18 miembros del Consejo, la mitad más uno, pero diez de los 34 que tenía la entidad en un primer momento presentaron su renuncia en su día y finalmente no se alcanzó el quórum.

  

La Administración autonómica será la encargada de nombrar a la gestora que aborde la conversión de la entidad en fundación, una labor para la que contará con un plazo de cinco meses, según han explicado fuentes del Consejo de Administración.

  

Por otra parte, el secretario de Asaja en Castilla y León y consejero de la entidad, José Antonio Turrado, ha explicado en declaraciones a Europa Press que su decisión de no asistir al Consejo de Administración responde a que el "gran problema" de la entidad es, en su opinión, la problemática surgida en torno a los afectados por las participaciones preferentes, un asunto que la Dirección de la Caja se ha negado a abordar.

  

Al respecto, ha insistido en que los responsables de Caja España-Caja Duero no han tenido sensibilidad con los afectados y, si la Dirección no necesita a los consejeros para este asunto, que es "lo importante", no va a estar presente para "lo menos importante". "Que lo decidan todo", ha recalcado y ha agregado que la reunión del Consejo de Administración de este jueves estaba destinada a firmar la "defunción" de la entidad.

  

En su opinión, el documento que la Dirección iba a presentar hoy ante el consejo para convertir la entidad en una fundación era "de la Junta", por lo que ha considerado que "quien lo engendra, que haga también el alumbramiento". Al respecto, ha añadido que los consejeros no tenían la capacidad de decidir sobre dicho texto, sino únicamente de votación.

  

No obstante, la conversión de la entidad en fundación se llevará a cabo, según ha señalado, de manera "inmediata", cuando los preferentistas son los que "no pueden esperar".

Noticias relacionadas