La Junta emite 120 millones de deuda en mayo con lo que completa en cinco meses el 77,5% de sus necesidades anuales

Pilar del Olmo

Del Olmo firma dos operaciones por 70 y 50 millones y un tipo de interés del 4,4 y 3,5 por ciento respectivamente.

La Consejería de Hacienda ha formalizado dos emisiones de deuda pública por un importe conjunto de 120 millones de euros que se suman a los 550 que se captaron en enero, lo que supone que en los cinco primeros meses del año la Junta ya ha cubierto el 77,5 por ciento de las necesidades de financiación previstas en los Presupuestos para 2013.


Según las mismas fuentes, la mejoría experimentada por la prima de riesgo española, así como la reducción de los diferenciales exigidos a la deuda de la Comunidad, han animado a la Consejería de Hacienda a realizar dos nuevas emisiones de deuda pública este mes.

En concreto, el departamento que dirige Pilar del Olmo ha firmado dos operaciones por valor de 70 y 50 millones de euros, que estarán desembolsados en su totalidad a primeros de junio. Las condiciones de la primera de ellas se publican hoy mismo en el Boletín Oficial de Castilla y León, mientras que las de la segunda se harán oficiales en los próximos días.

El "buen tono" de los mercados financieros ha permitido una rebaja significativa en los costes de financiación a los que se han cerrado los contratos. Así, los tipos de interés que abonará la Junta por estas emisiones son del 4,4 por ciento y del 3,5 por ciento, respectivamente, para plazos de siete y tres años, unos porcentajes claramente inferiores a los que se asumieron a principios de año.

Si se computan los 120 millones procedentes de estas emisiones, el volumen global de recursos captados por Castilla y León este año vía endeudamiento asciende a 670 millones de euros. Esta cifra representa más de las tres cuartas partes (el 77,5 por ciento) de las necesidades brutas de financiación previstas inicialmente en los Presupuestos para 2013, que eran de 865 millones de euros. Implica además la "tranquilidad" de tener refinanciados "sobradamente" los vencimientos que se producirán a lo largo del ejercicio, que suman un importe de 381,4 millones de euros.

Las dos operaciones a las que se ha hecho referencia son las primeras emisiones de deuda pública de la Comunidad que se conciertan con cargo a la preceptiva autorización concedida por el Consejo de Ministros el pasado 15 de febrero, que limitó el coste de endeudamiento de Castilla y León a un máximo del 1 por ciento (o lo que es lo mismo, 100 puntos básicos) por encima de los tipos de interés que soporta el Tesoro Público a esos mismos plazos. En ambos casos el diferencial conseguido está por debajo de ese tope.

EL 90 % DE LOS INVERSORES DE ESTE AÑO SON EXTRANJEROS

Todo el endeudamiento formalizado este año por la Consejería de Hacienda se ha instrumentado a través de diversas emisiones de deuda pública, lo que está permitiendo preservar las líneas de financiación bancaria. Asimismo, permite ir compensando la sobreponderación que existe en la estructura de la cartera de deuda hacia los préstamos, que es consecuencia de las dificultades de acceso a los mercados de bonos por parte de las autonomías en los últimos tiempos.

Otra singularidad destacada es que casi el 90 por ciento de los compradores de deuda de Castilla y León este año son extranjeros, lo que confirma el renovado interés de este colectivo por la deuda regional. Se trata de una circunstancia positiva, en la medida que contribuye a la diversificación y ampliación de la base inversora.

La "buena acogida" de la deuda de la Comunidad en los mercados se sustenta, principalmente, en una positiva situación en cuanto a solvencia y nivel de endeudamiento. Por un lado, Castilla y León es una de las regiones que cumplió el objetivo de estabilidad presupuestaria para 2012, puesto que liquidó el ejercicio con un déficit del 1,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), por debajo del límite del 1,5 por ciento y lejos del 1,8 por ciento de media de las autonomías españolas. Por otro, tiene una de las menores ratios de deuda en relación al PIB, el 13,7 por ciento frente al 17,6 por ciento de media.

Según el Gobierno regional el hecho de que la Junta renunciara a acogerse al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), al tener acceso a la financiación a través de los cauces habituales, también ejerce una "influencia decisiva" en la percepción favorable de los inversores respecto a la deuda castellana y leonesa, ya que se trata de un indicador de independencia financiera.

De cara a concertar el resto del endeudamiento previsto para 2013 (restan 195 millones de euros) la Consejería de Hacienda prevé mantener su estrategia de acompasar las oportunidades que ofrece el mercado de deuda con las necesidades de liquidez de la Administración autonómica, puesto que de ese modo se retarda al máximo el impacto del coste del endeudamiento sobre las cuentas públicas.

En la misma línea, la Tesorería General de la Comunidad, que tiene al frente a Fernando Vallelado, continuará con su política de mantener contactos de forma recurrente con los potenciales inversores, con el fin de optimizar y aprovechar las situaciones más acertadas y favorables de financiación.