La Junta destinará hasta 12.000 euros al año por apicultor dentro de su nuevo plan

La consejera de Agricultura, Milagros Marcos (Foto: Cynthia Duarte)

En la actualidad, el 11% de los apicultores es profesional porque cuenta con más de 150 colmenas que es la hoja de ruta que quiere marcarse la Junta de Castilla y León.

Los apicultores de Castilla y León podrán contar con un plan de ayudas de hasta 12.000 euros anuales. Así lo ha anunciado la consejera de Agricultura, Milagros Marcos, en el marco de unas jornadas apícolas organizadas por COAG, en las que ha destacado que desde la administración regional "queremos apoyar a este sector con ayudas que se han habilitado en el programa de desarrollo rural, además de la comercialización, con el etiquetado que diferencia el origen de las producciones y vinculado a Tierra de Sabor”, aseguró.

 

Tal es así que combinando el Plan Nacional y las ayudas de desarrollo rural, los apicultores profesionales podrán recibir “hasta 12.000 euros anuales, en una clara apuesta por la profesionalización del sector. Ahora, el 11% de los apicultores de Castilla y León es profesional (tiene más de 150 colmenas) y ésa es la línea por la que vamos a apostar, junto a los controles sanitarios que generen empleo y riqueza”, aseguró Milagros Marcos.

 

“Se trata de un sector pequeño, sí, pero no menos importante y combina actividades de garantía con el medio ambiente con elementos clave de la actividad económica. Hablamos de un sector que genera más de 40 millones de euros de actividad económica al año, 27 en exportaciones, por lo que representa un volumen importante”, explicó.

 

Asimismo, la consejera de Agricultura se detuvo en el aspecto sanitario, tan importante en el sector de la apicultura, indicando que la Junta contará con recursos propios “para este fin pata ayudar a la investigación y la garantía sanitaria. Todo lo que sea el análisis de las trashumancia y la convivencia entre la apicultura con el desarrollo de la vida en el mundo rural”, dijo.

 

(Foto: Cynthia Duarte)

 

Por último, Marcos aseguró que la FAO indica que el valor” de la polinización de las abejas es 20 veces mayor que el de las colmenas, por lo que es una garantía para el medio ambiente y que genera actividad económica”, concluyó.