La Junta declara como "peligro alto de incendios forestales" entre el 1 de julio y el 30 de septiembre

La normativa se aplicarĂĄ a todos los montes, sean arbolados o desarbolados de la Comunidad y la franja de 400 metros de ancho que los circunda como perĂ­metro de protecciĂłn

La ConsejerĂ­a de Fomento y Medio Ambiente declara la ĂŠpoca de "peligro alto de incendios forestales" en la Comunidad entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, segĂşn la orden publicada el 29 de junio en el BoletĂ­n Oficial de Castilla y LeĂłn.

Asimismo, la ConsejerĂ­a de Fomento y Medio Ambiente podrĂĄ declarar otras ĂŠpocas de peligro a lo largo del aĂąo, cuando las circunstancias meteorolĂłgicas lo aconsejen.

Actividades prohibidas durante la ĂŠpoca de peligro alto de incendios forestales
El artĂ­culo cuatro de la normativa establece las actividades prohibidas durante la ĂŠpoca de peligro alto de incendios forestales, entre las que destaca la utilizaciĂłn de maquinaria y equipos en los montes y en las ĂĄreas rĂşsticas situadas en una franja de 400 metros alrededor de aquellos, cuyo funcionamiento genere fuego, deflagraciĂłn, chispas o descargas elĂŠctricas, tales como sopletes, soldadores, radiales, antorchas de goteo, etc., con la excepciĂłn de que cuenten con permiso o sean necesarios para apagar incendios.

En todos los casos deberĂĄn cumplir las medidas preventivas y de seguridad ante el riesgo de incendios forestales, en particular deberĂĄn tener a mano medios de extinciĂłn y personal suficientes para controlar el posible conato que se pueda originar.

Como prohibiciĂłn general en ĂŠpoca de alto riesgo de incendio, tambiĂŠn se incluye el transporte fuera de la red viaria, el almacenamiento y la utilizaciĂłn de materiales inflamables o explosivos, excepto en los casos o situaciones previstas por la AdministraciĂłn autonĂłmica para la extinciĂłn de incendios forestales y aquellos que cuenten con la oportuna autorizaciĂłn o licencia expedida por el Ăłrgano competente en tales materias. TambiĂŠn se prohĂ­be el uso del fuego en la actividad apĂ­cola, exceptuando el empleo de ahumadores en determinadas condiciones.

Uso de asadores, barbacoas y hornillos
El Ejecutivo tambiĂŠn prohĂ­be el empleo de asadores, barbacoas, hornillos y cualquier otro elemento que pueda causar fuego en el monte y en los terrenos rĂşsticos a menos de 400 metros del monte, con las excepciones de su uso en edificaciones cerradas por los cuatro costados, con techo y chimenea dotada de matachispas, con carĂĄcter excepcional con licencia de un ayuntamiento o en las instalaciones de camping y campamentos de turismo, que cumplan la normativa al respecto.

La normativa tambiĂŠn prohĂ­be la quema de restos al aire libre en terrenos urbanos o urbanizables dentro de la franja de los 400 metros alrededor del monte; y la celebraciĂłn de rallies y cualquier otro tipo de pruebas, espectĂĄculos y eventos con vehĂ­culos a motor en pistas forestales, y en los demĂĄs lugares previstos en la legislaciĂłn sectorial de aplicaciĂłn. Excepcionalmente se podrĂĄn celebrar pruebas deportivas tradicionales por pistas forestales, con autorizaciĂłn administrativa previa.

Uso social y acceso pĂşblico
La acampada sĂłlo se permitirĂĄ en los lugares habilitados al efecto. Respecto al uso de barbacoas, maquinaria, entre otras, la Orden fija las medidas preventivas en cualquier momento del aĂąo ante circunstancias extraordinarias de peligro de incendios forestales que asĂ­ lo aconsejen.