La Junta cree que Nuclenor debe explicar sus "quejas amargas" de 2009 cuando la carga impositiva actual es menor

Sala De Control De La Central Nuclear De Garoña (Burgos).
González asevera que no se puede admitir que las tasas fueran el problema y que no tiene sentido cerrar una planta de generación eléctrica barata


VALLADOLID, 13 (EUROPA PRESS)

La Junta de Castilla y León ha considerado este jueves que la empresa Nuclenor debe de explicar y aclarar las razones por las que en el año 2009 se "quejaba amargamente" de la elevada carga impositiva a la que estaba sometida y, en la actualidad asegura que la planta de Santa María de Garoña no es rentable cuando la afección es "bastante menor".

Así lo ha puesto de manifiesto el director general de Energía y Minas de la Junta, Ricardo González Mantero, quien de manera previa a la presentación del proyecto de Implantación de Estaciones de Recarga del Vehículo Eléctrico en Valladolid y Palencia, ha asegurado que las decisiones tomadas por Nuclenor "pueden no ser definitivas".

A la espera de lo que ocurra con la tramitación de la Ley de Medidas Fiscales, lo "fundamental" es que la empresa aclare cómo en el año 2009 se "quejaba amargamente" y puso una demanda por lucro cesante por cantidades multimillonarias y en la actualidad, ante una afección "bastante menor" desde el punto de vista impositivo, dice que Garoña "no es rentable".

"Nuclenor tiene que dar muchas explicaciones al respecto y si de ello se deriva que el único problema es la Ley de Medias Fiscales, sería momento de pedir explicaciones al Ministerio", ha recalcado el director general de Minas, quien ha considerado que debe de ser Nuclenor la que, inicialmente, aporta las cifras y números en este sentido.

González Mantero, quien ha reconocido no tener constancia de la existencia de conversaciones de la Junta con el director de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, asegura desconocer también lo que la empresa y el Gobierno puedan estar negociando.

A su juicio, "no tiene ningún sentido" que en la actual situación por la que atraviesa España, con un coste eléctrico "muy importante", se cierre una planta de generación barata y se prevea, en 2013, poner en marcha instalaciones termosolares con un coste más alto. "No tiene ninguna lógica y alguien debería reflexionar al respecto".

El director general de Energía y Minas, que ha insistido en que el único problema no radica en el pago de impuestos, que ha pasado de cerca de 1.000 millones a los 100 de la actualidad, y que, por tanto, la Junta no puede admitir esa razón.