La Junta convoca a los ganaderos del Abadengo a una reunión para tratar nuevas medidas sobre el lobo

La cita es este 22 de diciembre con el objetivo de acercar posturas y llegar a un acuerdo para terminar con los ataques del lobo.

 

ACTUACIONES COMPLEMENTARIAS PREVISTAS

 

Con el objetivo de lograr ejecutar el control poblacional autorizado, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha ordenado reforzar la Patrulla de Seguimiento de Fauna de Salamanca con la colaboración de otro personal del Servicio Territorial de Salamanca y con las patrullas de otras provincias, hasta hacer efectivo el control autorizado. Además, se establecerá un mecanismo de colaboración voluntaria de la población local en las actuaciones de control, bajo el mando de dichas patrullas.

 

Una vez realizado este control poblacional, si se continuara produciendo un elevado nivel de daños, se valora la autorización de nuevos controles poblacionales conforme a los criterios legales.

 

Se ofrecerá todo el asesoramiento técnico necesario para la adopción de medidas preventivas y para la tramitación de las indemnizaciones por los daños producidos. Entre otras cuestiones, se pondrá a disposición de los ganaderos que lo deseen, el suministro de cerramientos electrificados.

 

Por otro lado, la Consejería trabaja desde hace semanas, conforme a la decisión tomada por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y anunciada en las Cortes de Castilla y León, en poner en marcha un seguro de responsabilidad suscrito por la Junta que permitirá agilizar notablemente el pago de las indemnizaciones por los ataques a la ganadería y que se pondrá en marcha dentro de los cinco primeros meses de 2016.

Responsables de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y del Servicio Territorial de Salamanca se reunirán el próximo martes, 22 de diciembre, con los alcaldes y los representantes de los ganaderos de la comarca del Abadengo para informarles de las medidas puestas en marcha para el control de la población del lobo en la zona.

 

Ante la inquietud y malestar existente entre los ganaderos de la comarca del Abadengo, en Salamanca, por los ataques de lobo a la ganadería, que se han recrudecido en los últimos meses, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha puesto en marcha una serie de medidas complementarias a las ya adoptadas para conseguir reducir al máximo posible los daños a los animales.

 

Con el objetivo de informar de primera mano, en este caso a los alcaldes y los representantes de los ganaderos de la comarca del Abadengo donde existe una especial inquietud, el próximo martes 22 de diciembre se celebrará una reunión informativa y de coordinación a la que están invitados los alcaldes de los municipios afectados y las organizaciones profesionales agrarias, con asistencia del Coordinador del Plan Regional de Conservación y Gestión del lobo en Castilla y León. Esta reunión es continuación de la ya celebrada el pasado 16 de octubre entre los responsables del Servicio Territorial de Medio Ambiente y la Mancomunidad de ayuntamientos del Abadengo.

 

CONSIDERACIONES SOBRE LA ESPECIE DE LOBO IBÉRICO

 

El lobo es una especie que secularmente ha estado presente en toda Castilla y León y su relación con el hombre, fundamentalmente en cuanto a su compatibilidad con la ganadería, siempre ha sido, es y será conflictiva, tanto en la Comunidad como en España, Europa y en todos los países donde esta especie está presente.

 

Durante la primera mitad del siglo pasado, las poblaciones de lobo sufrieron una importante regresión, reduciéndose su presencia al noroeste de España. Sin embargo, en el último tercio del siglo XX y en lo que llevamos del siglo XXI, la especie está recolonizando buena parte de sus antiguos territorios. Así, según el último censo regional realizado en los años 2012-2013 el lobo está presente en todas las provincias de la Comunidad, incluyendo la parte situada al sur del río Duero, donde tiene la consideración de especie protegida por aplicación de la normativa europea y estatal y, por tanto, existe la taxativa obligación legal de su conservación.

 

En estas zonas de reciente colonización, la convivencia entre el lobo y la ganadería extensiva es, si cabe, más conflictiva, pues se han abandonado las medidas preventivas en las formas de realización del pastoreo al haber dejado de ser necesarias desde hacía decenios por la desaparición de la especie.

 

COMARCA DEL ABADENGO EN SALAMANCA

 

Si bien la presencia de lobos, de forma más o menos esporádica, es constante en la comarca del Abadengo en los últimos 25 años, compartiendo territorio con el vecino Portugal, en el último censo regional (2012-2013) se detectó la presencia segura de una manada.

 

Además, en los últimos años se ha producido un importante incremento en el número de ataques a la ganadería, con especial incidencia en este año 2015. A raíz de los mismos, el 27 de abril de este año se autorizó un control poblacional con el cumplimiento riguroso de los requisitos que establece la normativa de conservación de especies, teniendo en cuenta que en esta zona el lobo es una especie protegida. El 19 de mayo se abatió un ejemplar por la Patrulla de Seguimiento de Fauna del Servicio Territorial de Medio Ambiente.

 

Ante la continuación de los ataques, el 25 de septiembre fue autorizado un nuevo control poblacional. Desde entonces, por parte de la Patrulla se vienen realizando las actuaciones necesarias para la localización y control del ejemplar, que hasta el momento no han tenido éxito.

 

Por otro lado, durante los años 2014 y 2015 se han tramitado y pagado 48 expedientes de responsabilidad patrimonial por importe de 21.205 euros, encontrándose otros 23 expedientes en tramitación.  Además, a través de la orden de ayudas a los seguros ganaderos que tiene abierta la Consejería, y que asume la franquicia de tales seguros, se han concedido otros 13.788 euros en ayudas.