La Junta confirma el "crecimiento anormal" de la población de topillos en Salamanca

Posadero para aves rapaces

Se están realizando análisis y prospecciones en 45 municipios de la provincia cuyos resultados llegarán a finales de enero para conocer el estado de la plaga y si hay nuevas medidas de actuación.

La Junta de Castilla y león, a través del servicio territorial de Agricultura de Salamanca, continúa con su labor de análisis y prevención en contra de la plaga de topillos que desde hace meses se ha expandido con la preocupación normal de los agricultores.

 

"Está claro que hemos detectado un crecimiento anormal de la población de topillos en la provincia de Salamanca y por ello estamos realizando diferentes análisis en parcelas de los 45 municipios afectados, con el objetivo de conocer en qué punto nos encontramos". Así lo ha confirmado el jefe del servicio territorial de Agricultura y Ganadería en Salamanca, Javier García Presa, quien ha destacado además que de haberse producido este crecimiento en otra época del año (de mayo en adelante), "ya podríamos hablar de una plaga".

 

En estos momentos, y dadas las circunstancias meteorológicas (lluvias, bajas temperaturas) derivadas del otoño y ahora del invierno, es más complicado que la población aumente de una forma tan rápida como en épocas de temperaturas más elevadas.

 

Por ello, y ante esta situación de alarma y de preocupación entre los agricultores de la provincia, la Junta de Castilla y León está efectuando controles y análisis en parcelas de cada una de las 45 localidades afectadas (pueden unirse más), cuyos resultados llegarán a finales del mes de enero, "para poder saber con más exactitud qué medidas hay que tomar y si hay que avanzar en la toma de decisiones", destaca García Presa.

 

Hasta el momneto, las directrices de la administración se centran en que los agricultores limpien todas las cunetas ya que es por donde más transitan los topillos, así como la quema de todo tipo de rastrojos para quitarles la corteza vegetal que protege a estos roedores. Igual de válida es la acción de las aves rapaces sobre los topillos, con el objetivo de reducir su población ya que su capacidad reproductiva es muy elevada.

 

Los análisis se están ejecutando en un abanico que abarca las comarcas de Peñaranda y Salamanca en municipios como Alaraz, Peñaranda, Villaflofres, Pedroso de la Armuña hasta Topas.