La Junta compromete para 2017 la regulación de las viviendas particulares de uso turístico

La administración regional tiene sobre la mesa desde julio un proyecto de decreto para regular este tipo de alojamientos y se compromete a aprobarlo durante 2017.

La Junta de Castilla y León dará el visto bueno definitivo a una regulación sobre las polémicas viviendas particulares de uso turístico, una legislación con la que se quiere poner coto a esta modalidad de alojamiento turístico que genera controversia en otras comunidades y en grandes ciudades como Barcelona. Así lo ha comprometido el director general de turismo, Javier Ramírez, en la inauguración del congreso de hoteleros que se está celebrando en Salamanca. El proyecto que ya maneja la Junta considera que un alquiler de más de dos meses no es uso turístico

 

La Junta tiene en marcha desde un proyecto de Decreto por el que se regulan los establecimientos de alojamiento en la modalidad de vivienda de uso turístico en la Comunidad de Castilla y León; ese proyecto ya ha pasado la fase pública de aportaciones que finalizó el pasado mes de julio. El decreto pretende establecer los requisitos y condiciones de las viviendas de uso turístico, algo que no está hecho en la Comunidad. Este sector ha protagonizado una gran expansión gracias a la entrada de empresas como Airbnb y comunidades como Cataluña, Andalucía, Valencia o Galicia ya lo están regulando. Eso ha llevado a ciudades como Nueva York a aplicar cambios normativos  que restringen el anuncio de alquileres de apartamentos por periodos inferiores a un mes en plataformas como Airbnb.

 

Por contra, los empresarios y representantes del sector reclaman una regulación restrictiva por la “competencia desleal” que suponen, y el riesgo para el consumidor de un servicio que se presta “sin cumplir ninguna garantía de calidad, ni de seguridad”. La Junta pretende aprobar una normativa de la que ahora carece con el fin de garantizar a los turistas unos mínimos requisitos de calidad de las instalaciones, y de seguridad de las personas usuarias.

 

En anteproyecto define a las viviendas de uso turístico como una vivienda amueblada y equipada para la cesión temporal de su uso de manera inmediata y en su totalidad, comercializada o promocionada principalmente en canales de oferta turística y cesión realizada con finalidad lucrativa. La diferencia fundamental entre el apartamento turístico y la vivienda de uso turístico es que en el primer caso las unidades de alojamiento han de estar integradas en un bloque o conjunto y por tanto ha de tratarse de al menos dos unidades de alojamiento.

 

La temporalidad es otro elemento definitorio ya que se establece que la estancia de una misma persona por tiempo superior a dos meses seguidos, no se considera que sea un uso turístico. Cuando el propietario comercialice su vivienda por otros medio que no sean los canales de oferta turística, o no lo haga de forma habitual, podrás ser considerado un arrendamiento de temporada y seguir sometido a la Ley de Arrendamientos Urbanos.