La Junta centrará el control poblacional del lobo al norte del Duero

tres ejemplares de lobo.

La Junta hace cambios en el régimen de conservación y gestión del lobo en Castilla y León. A partir de ahora el aprovechamiento cinegético, los cupos de caza, se producirá sólo sobre la fracción de la población al Norte del Duero y al sur seguirá el control poblacional. Se indemnizará directamente a ganaderos que sufran ataques en zonas al sur del río.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha presidido el Consejo Regional de Medio Ambiente en el que se ha abordado la presentación del anteproyecto de decreto que modifica el Decreto 28/2008, de 3 de abril, por el que se aprueba el Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León. La razón de esta modificación y nueva aprobación del Plan radica en que los datos del último censo realizado constatan que la población del lobo ha ido aumentando, estando presente en las nueve provincias.

 

El censo realizado en los años 2012 y 2013 ha detectado la presencia de 179 manadas, lo que confirma ese incremento poblacional, siendo mayor en la población situada al sur del Duero, por lo que se deduce que el estado de conservación de la especie es favorable y que se está favoreciendo la expansión y colonización de comunidades autónomas limítrofes. Sin embargo, el consejero ha destacado la interacción de la especie con la ganadería extensiva, agudizándose en zonas determinadas los conflictos históricos que acompañan a la especie en su área de distribución.

 

Por ello, el nuevo Plan de Conservación y Gestión del Lobo clarifica el aprovechamiento cinegético, que se producirá únicamente sobre la fracción de la población situada al norte del río Duero, donde tiene la consideración de especie cinegética; y el control poblacional que se podrá autorizar al sur del río Duero de acuerdo a lo establecido en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural de la Biodiversidad.

 

A tal fin, se establece una nueva zonificación basada en la diferente consideración jurídica de la especie en la Comunidad en función de su situación respecto al Duero. También se aclara el régimen de compensación de daños a la ganadería, incorporándose la indemnización directa al sur del río Duero cuando no concurra negligencia por parte del perjudicado.

 

A su vez, conforme  a la decisión tomada por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, la Consejería trabaja desde hace semanas en la puesta en marcha de un seguro de responsabilidad suscrito por la Junta que permitirá agilizar notablemente el pago de las indemnizaciones por los ataques a la ganadería, y que se pondrá en marcha durante los cinco primero meses de 2016.

 

En el nuevo plan también se modifican los órganos de participación y asesoramiento, creándose una Mesa del Lobo en Castilla y León, como instrumento de participación e intercambio de experiencias entre todos los sectores sociales implicados en la adecuada gestión y conservación de la especie, y por otro lado también un Comité Científico con funciones de asesoramiento técnico y científico en sustitución al existente Comité Técnico de Seguimiento del plan.