La Junta anuncia nuevas medidas de conciliación y financieras para reducir el impacto de flexibilización de horarios

Ha comprometido políticas activas de empleo dirigidas a reducir el impacto de los costes laborales en domingos y festivos de apertura, especialmente los derivados de las declaraciones de Zonas de Gran Afluencia Turística.

El consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, ha anunciado este viernes la próxima puesta en marcha de medidas de conciliación familiar y de fórmulas financieras dirigidas a reducir el impacto de la apertura de domingos y festivos en el sector del comercio tradicional.

  

En concreto, ha comprometido políticas activas de empleo dirigidas a reducir el impacto de los costes laborales en domingos y festivos de apertura, especialmente los derivados de las declaraciones de Zonas de Gran Afluencia Turística, y la elaboración de un plan de necesidades formativas con el sector.

  

"Intermediaremos para apoyar la negociación que flexibilice las condiciones laborales", ha garantizado Villanueva, para quien es necesario evaluar conjuntamente con el sector el impacto de las actuaciones llevadas a cabo, "revisando el Plan Estratégico e introduciendo nuevos apoyos, acordes a las demandas del sector y que estimulen el consumo a través de la promoción".

  

Este es uno de los principales anuncios que ha realizado el consejero en su comparecencia este viernes en la Comisión de Hacienda de las Cortes donde ha detallado el proyecto de presupuestos de su departamento para 2014 y donde no ha obviado los "momentos complicados" que atraviesa el comercio en estos momentos así como la necesidad de evitar desequilibrios entre los distintos formatos.

    

"Todo este trabajo se basa en una apuesta clara por el comercio urbano, al que la Junta de Castilla y León ha dedicado numerosos recursos desde hace años que han favorecido entornos propicios para la actividad comercial", ha defendido Villanueva, que ha anunciado también apoyos a la rehabilitación y mejora de la gestión de los mercados de abastos, "a los que hemos dedicado un especial esfuerzo presupuestario como motores de la actividad en los cascos urbanos".

  

En este camino de soporte al comercio urbano, se ha comprometido a "ir de la mano" de las asociaciones y de las Cámaras de Comercio con las que la Consejería seguirá trabajando para posibilitar su viabilidad futura en el marco de la nueva Ley estatal.

  

El consejero ha apuntado a la crisis de consumo con "importantes caídas" de ventas que, en el caso de Castilla y León, están siendo más acusadas en los últimos meses tras haber resistido mejor que el conjunto nacional en los primeros años de la crisis, según sus informes.

  

En segundo lugar, ha reconocido un "claro cambio" en el marco normativo introducido por las legislaciones europea y estatal y que marca una senda de "progresiva liberalización" en el sector.   Finalmente, ha puesto sobre la mesa las necesidades del consumidor cada vez más plurales y que causan cambios de estructura de mercado.

 

"OFERTA COMPETITIVA Y EQUILIBRADA"

  

En este sentido, ha comprometido una partida de 8,97 millones de euros  (5,54 por ciento más) para la Dirección General de Comercio y Consumo para llevar a cabo políticas que ayuden al sector a afrontar el presente y a preparar el futuro enfocado hacia una "oferta competitiva y equilibrada". A esos recursos ha sumado los 40 millones de euros que en forma de financiación se harán llegar al sector en forma de préstamos avalados.

  

Villanueva, que ha recordado que la Junta cuenta con un Plan Estratégico para el Comercio con una ejecución del 35 por ciento en sus dos primeros años de andadura, ha reconocido la necesidad de trabajar por atenuar las especiales dificultades de adaptación al mercado que tienen las pequeñas y medianas empresas del sector con productos específicos de financiación bonificados y puestos en el mercado en "condiciones ventajosas" que consistirían en un bonificación del 2 por ciento y con un tipo de interés máximo de Euribor + 4 por ciento.

  

Del mismo modo, ha ofrecido 40 millones para formalizar préstamos y responder así a las necesidades de las iniciativas comerciales, especialmente las tecnológicas, de modernización, de nueva inversión, de relevo generacional o de circulante. "Este instrumento nos permite multiplicar el efecto de los recursos disponibles y apoyar más proyectos que con ayudas a fondo perdido", ha augurado.

  

Otra de las líneas de trabajo estará orientada a la profesionalización de los recursos humanos ocupados en el sector, donde se priorizarán las necesidades del comercio en la oferta formativa.

  

En cuanto a la distribución comercial el objetivo para 2014 pasa por organizar 250 encuentros comerciales -120 en 2013-- y alcanzar nuevos sectores, como los químicos, droguería y cosmética, que se sumen a los ya involucrados en el Plan de Comercialización que está facilitando la gestión de compras y logística de las empresas comerciales y estimulando la demanda.