La JPD de Ávila rechaza la zona única a efectos de escolarización

La Junta de Personal Docente No Universitario de Ávila (JPD) ha presentado una alegación a la resolución provisional de la Dirección Provincial de Educación mediante la que se determinan las zonas de influencia para la admisión de alumnos en el segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato en centros sostenidos con fondos públicos y la adscripción de centros a efectos de esta admisión de alumnos, rechazando la “zona única” y solicitando que se mantengan dos zonas en la ciudad de Ávila: “Ávila-zona Norte" y "Ávila-zona Sur”.

Según expresa la Dirección Provincial de Educación, la decisión de transformar la ciudad de Ávila en zona única viene motivada por la intención de atender al criterio de facilitar la libre elección de centro. La JPD asegura que esa razón no está justificada porque "en la actualidad cualquier familia puede solicitar el centro educativo que desee".


Este órgano considera que la transformación en zona única, a efectos de escolarización de la capital de la provincia, "satisface una reivindicación histórica de la patronal de la enseñanza concertada, más en estos momentos de crisis en que la matrícula en la escuela concertada se puede tambalear por el sobrecoste que supone para las familias" (822 euros/alumno coste en la enseñanza pública y 1.549 euros/alumno en la privada concertada de media, según el INE).

 

Indican además que "con el pretexto de dar a las familias más libertad de elección de centro, aumenta la capacidad de los centros para seleccionar a su alumnado, al desaparecer la puntuación otorgada por proximidad al domicilio".


La JPD destaca que "según informe de la OCDE, proporcionar plena libertad de elección de escuela a los padres puede dar por resultado la segregación de estudiantes según sus capacidades y antecedentes socioeconómicos y generar mayores desigualdades en los sistemas educativos” y señala que en el mismo sentido se posiciona el Procurador del Común de Castilla y León que, en Resolución dictada en agosto de 2011, pedía a la Administración Educativa que interviniese de forma activa “para prevenir las consecuencias negativas que influyan en la plena integración de los alumnos y en los niveles de calidad de la educación…y restrinja el derecho a la libre elección de centro educativo, para conseguir una distribución más equitativa del alumnado de origen inmigrante y socioculturalmente desfavorecido entre los distintos centros docentes sostenidos con fondos públicos”.


La Junta de Personal Docente No Universitario de Ávila considera que la Administración Educativa "antepone un pretendido derecho relativo como es el de la libre elección de centro a otros como el del acceso en condiciones de igualdad y la adecuada y equilibrada distribución entre los centros escolares de los alumnos con necesidad específica de apoyo educativo". Entienden que el verdadero problema que se ha de acometer es, como se establece en el artículo 87 de la LOE, "lograr un mayor equilibrio en la admisión de alumnos con el fin de asegurar la calidad educativa para todos, la cohesión social y la igualdad de oportunidades”.


Por todo ello, rechaza la propuesta de la Dirección Provincial de Educación de Ávila e insta a elevar la Resolución a definitiva manteniendo las dos zonas en la ciudad.