La iniciativa, clave para mejorar las competencias profesionales

El hecho de conocer a tu “adversario” para afrontar una negociación y salir airoso depende en gran medida de las estrategias y competencias personales, un aspecto en el que la iniciativa juega un importante papel.  Así lo destacó la codirectora del curso de verano de la UNED ‘¿Cómo mejorar mis competencias profesionales?’, que se imparte en El Barco de Ávila (Ávila), Ana Lisbona

Ana Lisbona, profesora de Psicología de la UNED, incidió en la jornada de ayer, que la palabra clave de cualquier competencia profesional y en cualquier ámbito es “iniciativa”, porque recoge recursos profesionales, pero también un proceso de toma de decisiones. 

 

Hasta el miércoles, el curso, dirigido por Francisco Palací, profesor titular de Psicología Social y de las Organizaciones de la UNED, busca mejorar las competencias profesionales genéricas clave en el actual contexto y no sólo en el plano laboral sino también personal, como toma de decisiones, negociación o iniciativa; en definitiva, recursos profesionales que tienen las personas para ser capaces de moverse en este mundo y en equipo, además de motivarse.

 

 Aunque se trata de aspectos que llevan décadas estudiándose, con el consiguiente desarrollo de técnicas para mejorar las competencias profesional, el contexto actual ha hecho que las personas se muevan en entornos más “inciertos” y “complejos”, resaltó. 

 

Al respecto, Francisco Medina, profesor titular de la Universidad de Sevilla, incidió en que a menudo hay “elementos” que forman parte de la persona que pueden llevar a un error, como el hecho de considerar la negociación como un reparto o pensar que las emociones negativas son malas. 

 

La negociación es una actividad que se hace todos los días, con la familia o en el trabajo, que ayuda a adquirir experiencias sobre la base de éxitos y fracasos, apuntó. 

 

Desconocimiento empresarial

 

A su juicio, en la actualidad, se da, sobre todo en el ámbito empresarial, un “gran desconocimiento” del entorno al que se dirige una empresa que quiere internacionalizarse. 

 

Dar el salto a otros países implica, según Francisco Medina, aprender nuevas reglas y conocer otras culturas y valores, así como las relaciones personales y profesionales, lo que ha dado lugar a “muchos fracasos económicos”. 

 

En el plano de la investigación, el mayor desarrollo se encuentra ahora en el este asiático, principalmente en China, Japón e India, por el alcance de sus economías y su ámbito empresarial. 

 

En el lado opuesto, existe un “desconocimiento mayor” relacionado con los países de América Latina o África.  Por ello, las claves de una “buena negociación” no sólo pasan por la iniciativa, que es “muy positiva”, sino también por la preparación y el conocimiento del “contrario”, sus puntos fuertes y débiles, qué cosas pueden interesarle de ti y al contrario o qué alternativas se pueden ofrecer si la negociación inicial fracasa. 

 

Con estas técnicas, se “garantiza” un “alto” porcentaje de éxito, aunque también juega un importante papel en la negociación el conocer las estrategias y las diferentes emociones y competencias del “adversario”, además de emplear bien las competencias propias.