La guerra entre PP y PSOE se traslada a 'Twitter'

El intercambio lo ha iniciado un tuitero que se preguntaba si ambas propuestas son incompatibles, y dirigía su reflexión a PP y PSOE

El PSOE y el PP han continuado en la red de mensajes 'Twitter' su debate sobre las posibles reformas de la Administración, del sector público y de las diputaciones provinciales, después de que el PP haya propuesto una reducción de 50 diputados en el Congreso y el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, haya replicado que lo primero debería ser reformar las diputaciones provinciales.

El intercambio lo ha iniciado un tuitero que se preguntaba si ambas propuestas son incompatibles, y dirigía su reflexión tanto a la cuenta de Twitter oficial del PP (@Popular) como al equipo electoral de Rubalcaba (@conrubalcaba).

Los de Génova han sido los primeros en responder, admitiendo que "no son incompatibles" y recordando que los 'populares' quieren una "reforma del sector público". No obstante, cuando los socialistas han replicado preguntándoles si es que "ahora" sí están dispuestos a reducir diputaciones, el PP se ha apresurado a matizar: "Nosotros abogamos por la reforma del sector público, no por la eliminación de las diputaciones".

PP: "Que Rubalcaba se lo proponga a Zapatero"
Y además, han sugerido al equipo de Rubalcaba que el candidato le presente su idea al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "igual que con el Impuesto de Patrimonio".

El PP ha insistido en su argumento de que las diputaciones "dan servicio a miles de personas" y que más valdría hacer una reforma de la Administración. "Empecemos por recortar costes en la Administración central y así no hará falta ni subir impuestos ni eliminar diputaciones", ha manifestado.

El PSOE les pide ser coherentes
En cambio, los colaboradores de Rubalcaba han replicado que el propio líder del PP, Mariano Rajoy, ha defendido que "en cada competencia debe gastar sólo una administración" y han pedido a los 'populares' que sean "coherentes" y acepten medidas que eviten "duplicidades".

Y además, han puntualizado que las cuentas de 2011 son las más austeras de la democracia y han aprovechado para preguntar al PP cómo piensan pagar el Estado de bienestar sin recortar derechos ni subir impuestos a los ricos y si su idea es el copago.

La respuesta del PP ha sido que ya lo hicieron en 1996, con la Seguridad Social "en quiebra, recortando en más de 200 millones el gasto de la Administración Central". "Todos sabemos que multiplicar el ladrillo ya no sirve. También, que el copago no es necesario. Ya seguiremos debatiendo. Saludos", han aseverado los socialistas, poniendo fin así a la conversación