La Guardia civil investiga la asfixia de 430 colmenas a un joven apicultor

Abejas muertas (Foto: Cedida por Jorge Navarro)

La muerte de miles de abejas en una finca zamorana, pertenecientes al salmantino Jorge Navarro Yuste, podría deberse a un hecho intencionado. Las pérdidas ascienden a 80.000 euros.

La friolera cantidad de 430 colmenas "asfixiadas" situadas en diferentes fincas de San Vitero (Zamora) fue lo que se encontró la pasada noche el joven apicultor salmantino, Jorge Navarro Yuste. Puede parecer algo insignificante para quien no entiende de este sector, pero el hecho no puede ser más grave y perjudicar más a una persona cuyos ingresos anuales dependen de ello. Las pérdidas ascienden a 80.000 euros.

 

Parece ser y tal y como cuenta el perjudicado a TRIBUNA de Salamanca que "la acción es intencionada, realizada por quienes se oponen a la apicultura trashumante en esta provincia". Tras realizar una denuncia, el apicultor señala que había recibido una llamada del alcalde de la localidad zamorana para que retirara las colmenas. "Me dijo que tenía diez días para quitarlas". Después me empadroné en el pueblo para tener derechos y las cosas quedaron así. Tras una llamada alertándome del dueño de la finca, fui a verlas y comprobé que habían tapado la piquera, que es lo que hace que ellas respiren, y las abejas habían muerto, con el calor, por asfixia", añade.

 

En este sentido, el salmantino que lleva instalando las colmenas en la zona de Zamora desde el año 2009, asegura que "nunca había tenido ningún problema y cree que todo ello podría deberse a que la nueva ordenanza reguladora, que prohibe la instalación de colmenares a los de fuera". Ahora la labor es de la Guardia Civil, que en estos momentos ya se encuentra investigando esta matanza.