La gasolina vuelve a rozar los 1,5 euros tras subir un 1,4% en una semana

La gasolina antes de impuestos cuesta 0,775 euros el litro en España, frente a los 0,749 euros en la media de la UE
El precio del litro de gasolina se ha encarecido esta semana un 1,4% y vuelve a rozar los 1,5 euros, umbral solo superado este verano durante tres semanas, según datos recogidos por Europa Press a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

El litro de gasolina, que ya había subido un 0,13% la semana pasada en vísperas del 'puente del Pilar', cuesta ahora 1,498 euros, lo que supone un incremento del 10% con respecto a enero y del 13,9% con respecto a la misma semana del año pasado.

Este combustible se acerca de esta forma a su máximo histórico de 1,522 euros el litro, alcanzado en la última semana de agosto, después de una cadena continuada de subidas semanales que comenzó en julio y que lo situó durante tres semanas por encima de los 1,5 euros.

Por su parte, el gasóleo se encareció esta semana un 0,7% y, tras una quincena de subidas, registra un precio de 1,428 euros el litro, un 6,8% superior al marcado en enero y un 12% por encima del de la misma semana de 2011.

Este combustible, consumido por el 80% del parque automovilístico, se encuentra ahora a apenas 1,6 céntimos de su máximo histórico de 1,444 euros, marcado en la última semana de agosto.

En el contexto actual, el llenado de un depósito medio de gasolina de 55 litros requiere 82,3 euros, diez euros más que hace un año, mientras que en el caso del gasóleo es necesario destinar 78,5 euros, 8,8 euros más que en la misma semana de 2011.

Este incremento en los precios de ambos combustibles se produce en un momento en el que el precio del crudo tiende a estabilizarse tras subir en semanas anteriores. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cuesta en la actualidad 113 dólares, apenas un dólar menos que hace una semana, mientras que el precio del Texas 'sweet light' americano se mantiene en 92 dólares.

1,6 EUROS EN LA UE
En todo caso, los precios de los carburantes siguen costando en España menos que en la media de la UE, donde el litro de gasolina asciende a 1,659 euros, y que los 1,677 euros en el caso de la zona euro, mientras que el gasóleo cuesta 1,524 euros en la UE de 27 y 1,504 euros en la zona euro.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y la Comisión Nacional de la Energía (CNE) han indicado en sendos informes publicados esta semana que, si bien los precios finales son más bajos que en la UE, los precios antes de impuestos son superiores a la media. Estos organismos aprecian además una escasa competencia en el sector de las estaciones de servicio.

La gasolina antes de impuestos cuesta 0,775 euros el litro en España, frente a los 0,749 euros en la media de la UE y los 0,757 euros en la zona euro, mientras que el gasóleo cuesta 0,812 euros el litro, frente a 0,795 euro en la UE y 0,798 en la zona euro.

La Asociación Española de Operadores Petrolíferos (AOP) advierte de que esta comparación puede inducir a error, ya que los datos no se obtienen con los mismos criterios en todos los países de la UE. Por este motivo, reclama criterios homogéneos de comparación.

IVA DESDE SEPTIEMBRE
La subida del IVA en septiembre no tuvo una traslación especialmente significativa durante ese mes en los precios finales en España ofrecidos por la Comisión Europea, si bien implican una presión al alza que se suma a otras, como la futura eliminación de exenciones fiscales a los biocarburantes a partir del próximo 1 de enero.

El principal operador del país, Repsol, ha decidido asumir parte de esta subida del IVA para reducir la carga que esta subida supone para el consumidor ginal. En concreto, la compañía decidió el pasado 1 de septiembre rebajar el precio de venta de las gasolinas y gasóleos en sus estaciones de servicio para amortiguar el efecto que la subida del IVA tendría entre sus clientes.

Esta rebaja en todas la estaciones de servicio de Repsol, Campsa y Petronor, entró en vigor en el momento en el que se aplicó la subida del IVA, y supuso que el incremento derivado de la mayor carga impositiva se redujo a la mitad y pasó, por término medio, de 3,80 céntimos a 1,90 céntimos de euro por litro.