La Fundación Ramón Areces financia tres nuevos proyectos de investigación sobre cáncer en Salamanca

Fundación Ramón Areces

La Fundación Ramón Areces ha adjudicado 372.800 euros a los proyectos de Xosé Ramón García Bustelo sobre cáncer de mama; a Ángel Hernández, que investiga estrategias terapéuticas en pacientes con leucemia y a la científica Aránzazu Tabernero que se centra en gliomas.

La Fundación Ramón Areces ha adjudicado 5,2 millones de euros a un total de 45 investigaciones en Ciencias de la Vida y de la Materia entre las que hay tres proyectos de Castilla y León que recibirán 372.800 euros.

 

Se han seleccionado tres proyectos para el estudio del metabolismo de las células cancerosas, una línea de investigación abierta en los años 20 del siglo anterior por el premio Nobel Otto Warburg que vuelve a tomar relevancia por las nuevas técnicas diagnósticas.

Los tres proyectos fueron seleccionados entre 827 candidaturas procedentes de toda España, han informado desde la Fundación Ramón Areces.
 

En concreto, el biólogo Xosé Ramón García Bustelo, que desarrolla su labor científica en el Centro de Investigación del Cáncer del CSIC, con sede en Salamanca, centrará su proyecto en el cáncer de mama. 

 

Por su parte, Ángel Hernández Hernández, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular del Área de Cáncer del IBSAL, Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca, investigará nuevas estrategias terapéuticas en pacientes con leucemia.
 

La científica Aránzazu Tabernero Urbieta, del Instituto de Neurociencias de Castilla y León, dependiente de la Universidad de Salamanca, fijará todos sus esfuerzos en los gliomas, los tumores cerebrales más frecuentes.
 

Estas ayudas se enmarcan en el Concurso Nacional de Ayudas a la Investigación que la Fundación Ramón Areces convoca bianualmente y con los que pretende contribuir a consolidar "una sólida estructura científica y tecnológica en nuestro país".
 

El presidente del Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces, Federico Mayor Zaragoza, ha destacado que la infrecuencia de las enfermedades raras no debe de ser paliativo para no diagnosticarlas, tratarlas y "atenderlas como corresponde a toda alteración patológica, sean muchos o pocos los afectados".
 

Uno de los objetivos de las ayudas es prestar apoyo a los jóvenes investigadores. En este sentido, la mayoría de los trabajos seleccionados en esta XVII edición tienen al frente como investigador principal a científicos que apenas superan, y muchas veces no llegan a los 40 años. Asimismo, la Fundación Ramón Areces cede a los autores los derechos de propiedad intelectual o industrial que puedan derivarse de la ejecución de cada proyecto.