La Fundación del Patrimonio Histórico licita la restauración de la fachada occidental de la catedral de Ávila

La Fundación del Patrimonio Histórico licita este martes la restauración de la fachada occidental de la catedral de Ávila. El presupuesto de licitación es de 206.905 euros y el plazo de ejecución previsto para las obras es de 5 meses.

Las empresas interesadas en presentar una propuesta pueden obtener los expedientes y documentación en la página web de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y LeónEl plazo de presentación de ofertas se cierra el día 8 de agosto.

 

Estado grave

Los expertos han mostrado su preocupación por la velocidad del deterioro de la portada de piedra dolomía, flanqueada por dos contrafuertes de granito, con problemas graves de disgregación. La mayor parte del agua que cae en la terraza del nivel superior se filtra hacia los rellenos de la portada y aflora por la sillería.

 

Al pasar, el agua disuelve las sales y el yeso que, transportados hacia fuera, cristalizan. Esto, sumado al hielo y el viento, causa disgregaciones, descamaciones, fragmentaciones y roturas que pueden llegar a caer a la calle. Las palomas también contribuyen al desgaste y aportan materia orgánica y suciedad, que favorece el ataque de microorganismos y daña la piedra, igual que los líquenes y raíces de vegetación entre los sillares.

 

Colaboración

La Fundación del Patrimonio Histórico restaurará la fachada occidental de la catedral de Ávila, con una inversión total, teniendo en cuenta los estudios previos y la redacción del proyecto, que supera los 300.000 euros y la colaboración con el cabildo catedralicio. La Fundación del Patrimonio aportará el 50% del presupuesto y el Cabildo de la catedral de Ávila el otro 50%.

 

La fachada occidental de la catedral de Ávila

La catedral de Ávila comienza a construirse en el siglo XII. De origen tardorrománico, mudó al gótico al alargarse las obras hasta el siglo XV. Es entonces cuando se encarga a Juan Guas, arquitecto y escultor español de origen flamenco, uno de los máximos exponentes del gótico tardío castellano, que traslade la portada original gótica de la fachada occidental a una puerta secundaria al norte, con mejor acceso desde el palacio episcopal, y que la sustituya por una nueva y adelantada, de modo que la nave mayor gana, además, un nuevo tramo. Esta portada de Juan Guas se deteriora de tal manera que debe reformarse en el siglo XVIII.