La Fundación Caja de Ávila llegó a más de 111.000 abulenses en 2015

Luis Sánchez y Dolores Ruiz-Ayúcar, vicepresidente y presidenta de la Fundación

La Fundación Caja de Ávila llegó durante 2015 a más de 111.000 abulenses a través de su programa de actividades formativas, sociales y culturales, que contó con presupuesto de 1.229.220 euros. Tras una sensible reducción del déficit, la Fundación espera alcanzar el equilibrio presupuestario en 2016.

Las aulas formativas y los talleres, junto a los Lunes de la Literatura, fueron las actividades con más éxito del amplio abanico de iniciativas que durante 2015 llevó a cabo la Fundación Caja de Ávila dentro de su programación anual, según ha explicado este martes la presidenta de la Fundación, Dolores Ruiz-Ayúcar.

 

La presidenta ha informado de que durante el pasado año los beneficiarios de las acciones de la Fundación Caja de Ávila fueron un total de 111.254, lo que significa un incremento con respecto a los 108.203 del año 2014, y que se reparten entre la actividad cultural; dirigida a mayores; infancia, ocio y tiempo libre; social-asistencial y los convenios realizados en el marco de la colaboración con Bankia.

 

El mayor alcance, con 46.000 personas, lo tuvieron las actividades dirigidas a los mayores, y que se desarrollaron en torno al Centro de Recreo de Mayores, la residencia Decanos y diferentes cursos. Las actividades culturales superaron los 32.000 usuarios que pudieron disfrutar de exposiciones, congresos, presentaciones, cursos propios y cursos en colaboración.

 

En el ámbito social-asistencial la Fundación Caja de Ávila llegó durante 2015 a 30.000 usuarios en toda la provincia a través de más de 25 cesiones de sus espacios, el programa de microproyectos que dejó 10 ayudas de 1.000 euros u otras acciones de su área asistencial. El apartado de infancia, ocio y tiempo libre dejó cerca de 800 usuarios, en su gran mayoría en Venero Claro.

 

Por último, un convenio de colaboración bianual con Bankia por importe de 450.000 euros ha permitido llevar a cabo programas en los centros de mayores, colaboraciones con Cruz Roja, cesión de espacios a ONG´s, la convocatoria de los microproyectos o la realización de convenios de colaboración con diferentes asociaciones del ámbito asistencial.

 

Dolores Ruiz-Ayúcar ha recordado la dificultad de financiación existente desde que la Obra Social de Caja de Ávila se transformó en fundación en 2012 y ha destacado la reducción del déficit paulatina que, a su juicio, podría conducir al equilibrio presupuestario en 2016.