La fuerte polémica entre taurinos y antitaurinos no faltó otro año más en Tordesillas

Ambos bandos volvieron a producir altercados antes, durante y después de la celebración del Toro de la Vega que dejaron quince heridos.

Dado el ambiente crispado que rodea el Toro de la Vega desde hace varios años, no podía ocurrir de otra manera. Antitaurinos y habitantes de Tordesillas volvieron a encontrarse este martes antes, durante y después de la polémica celebración que acabó con la muerte de Rompe-Suelas. Desde dos horas antes de las 11.00 de la mañana, momento en el que estaba previsto que arrancara el Torneo –lo hizo con unos diez minutos de retraso-, los defensores animales se dejaron ver en un grupo más o menos numeroso, de varios centenares. Y es que vinieron de todas partes de España para la causa.

 

En primer lugar se colocaron a un lado de la rotonda por la que debía pasar el animal en su recorrido, por lo que mientras se cruzaban las primeras palabras entre uno y otro grupo –“asesinos” y “torturadores” por un lado, “piojosos” y “ecologetas” por el otro, entre otros tantos improperios-, no parecía que hubiera necesariamente retraso en el comienzo, tal y como sucediera el año pasado.

 

Pero fue entonces cuando un grupo nutrido de ellos se pusieron en la zona que unía la rotonda y la zona de campo abierto, de manera que los ánimos se caldearon. Golpeos, más insultos, empujones y alguna que otra pedrada que impactó en la cabeza de algún ecologista. Y la cosa fue a mayores, ya que los 54 caballos y lanceros que participaron en el Torneo tuvieron que abrirse paso entre la mencionada marea de animalistas.

 

Fue entonces cuando surgió la duda para más de uno. ¿Dónde está la Guardia Civil? Las actuaciones de los ecologistas de formar una cadena humana para impedir el Torneo ya se dieron el año pasado, pero con la diferencia de que fue la benemérita quien les desalojó. En esta ocasión pareció faltar actuación policial, sin duda, pese a que el helicóptero sí sobrevolaba la zona tomando imágenes de los sucesos.

 

La cuestión es que mientras estos seguían gritando frases como “Tordesillas vergüenza nacional” o “Toro de la Vega abolición”, el bombazo sonó en el aire cuando todos los animalistas continuaban asentados en el centro del camino, justod espués de un intercambio de golpes y puñetazos, con lo que todos ellos tuvieron que salir corriendo a esconderse en las talanqueras aunque Rompe-Suelas les ignoró a su paso.

 

¿Y heridos? Según Cruz Roja han sido al menos quince los atendidos, ninguno grave, a la espera de que el número pueda incrementarse. 

Noticias relacionadas