La Fiscalía pide una suma de 45 años para 14 acusados de tráfico de estupefacientes

La Fiscalía solicita una suma de 45 años y tres meses para 14 acusados detenidos en el marco de una investigación por tráfico de estupefacientes. Uno de los imputados es un agente de la Guardia Civil al que se atribuye un delito de revelación de secretos.
OVIEDO, 3 (EUROPA PRESS)



La vista oral está señalada para este miércoles en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, a las 10.30 horas, y está previsto que se prolongue durante tres días, según ha informado la fiscalía.

La Fiscalía sostiene que F. G. E., al menos desde el mes de marzo del año 2010, se venía dedicando a la venta de cocaína en Vegadeo y en la comarca del Río Eo. Dichas ventas las hacía principalmente tanto en un bajo comercial de la Avenida de Asturias de Vegadeo como en locales de ocio de la zona.

Además de distribuir él directamente la droga a los compradores de la misma, F. G. E. tenía a dos personas que le auxiliaban en dicha labor: los acusados D. A. M. y P. C. R. En esta actividad, D. A. M. también cobraba las deudas por drogas que tenía F. G. E, mientras que P. C. R. ayudaba a éste en su actividad de venta de estupefacientes, como el 7 de junio de 2010, cuando lo acompañó a Vigo a adquirir una cantidad indeterminada de cocaína, poniéndole en contacto con el suministrador de la sustancia, una persona no identificada (unos días antes había viajado también a Vigo para comprar a la misma persona, de origen colombiano, un gramo de cocaína).

Asimismo, en ocasiones, a D. A. M. le suministraban cocaína D. C. Q. y el también acusado I. F. G. Igualmente participaba en la venta de cocaína J. C. Á. Á., quien acompañó a F. G. E. en un viaje a Pontevedra el 7 de septiembre de 2010. Allí adquirieron entre 50 y 70 gramos de cocaína para después venderla a terceros.

En esta actividad de distribución de drogas en el occidente asturiano, participaba J. B. F. D., que se dedicaba a la venta de hachís, aunque también en ocasiones de cocaína en el bar que regentaba, en Vegadeo. J. B. F. D. tenía una relación sentimental con una mujer, con la que convivía en una casa de esta localidad, domicilio donde el hombre guardaba droga, dos kilos de hachís, en contra de la opinión de ella.

Asimismo, J. B. F. D. tenía a M. G. N como persona que se encargaba de distribuir para él el hachís y cobrar las deudas. J. B. F. D. también le facilitaba hachís a J. Á. V., quien a su vez -en ocasiones- se lo entregaba a él.

Por otra parte, J. B. F. D. tenía contactos de amistad con el agente de la Guardia Civil J. L. S. R.. Éste trabajaba para J. B. F. D. en la venta de pisos, cobrando comisiones por ello, por lo que J. B. F. D. tenía una relación de ascendencia sobre el agente y, aprovechándose de esta circunstancia personal, le pedía diversos favores.

Así, en concreto, en agosto de 2010 le pidió que consultara, en la base de datos de la Guardia Civil, los datos de una persona con la que J.B.F.D. había tenido una pelea. El 7 de agosto, el agente accedió a esta base, extrayendo los datos y facilitándoselos a J. B. F. D. Además, el 27 de agosto de ese mismo año le pidió que consultara los datos relativos a una persona que se hallaba en el centro penitenciario de Soto del Real (Madrid).

En el curso de la investigación también se descubrió que J. A. D., en el mes de octubre de 2010, recibió de R. Á. L. una plancha de hachís para venderla a terceros, no consiguiéndolo, por lo que devolvió la droga a su proveedor.

DETENCIONES

Y así, el 30 de octubre de 2010, la Guardia Civil detectó que F. G. E. se iba a desplazar a Galicia a adquirir una partida de cocaína para después venderla al menudeo, por lo que procedió a montar el oportuno dispositivo de vigilancia. Sobre las tres menos veinte de la tarde detectaron a F. G. E. en la provincia de Lugo, viajando en una furgoneta por la N-640 en sentido Vegadeo.

A la altura del punto kilométrico 28,500, los dos coches policiales que le vigilaban, que circulaban uno por delante y otro por detrás, pusieron los dispositivos luminosos para indicarle que se detuviera. Sin embargo, F. G. E., que conducía el vehículo, realizó una maniobra evasiva con un giro a la izquierda para huir, por lo que uno de los vehículos policiales intentó adelantarle por la izquierda.

En ese momento, el acusado dio un volantazo a la izquierda, embistiendo al coche policial y haciendo que a su vez golpeara la valla protectora de la carretera. Como consecuencia del golpe, la furgoneta y el vehículo policial quedaron enganchados, y se detuvieron finalmente-.

Los agentes detuvieron a F. G. E. y a J. R. G. R., que lo acompañaba en el viaje para la adquisición de la droga. En el registro del vehículo se ocupó un envoltorio con 78,37 gramos de cocaína con una riqueza en cocaína base del 69,30 por ciento (valorada en 11.843,09 euros). Y en el cacheo a J. R. G. R. se ocuparon 0,23 gramos de cocaína con una riqueza en cocaína base del 69,30 por ciento (valorada en 21,41 euros).

En el momento de la detención, F. G. E. portaba 504,50 euros, dos teléfonos móviles y una libreta con anotaciones de las ventas de cocaína. F. G. E. y J. R. G. R. habían adquirido la droga de A. L. D., a quien se la compraron en Cambados (Pontevedra).

También se detuvo a D. A. M. y se le ocuparon 7,7 gramos de hachís con una riqueza en THC del 7,4 por ciento (valorados en 40,35 euros) y un envoltorio con restos de polvo blanco, insuficiente para poder analizarlo.

En la detención de M. G. N., y en la entrada y registro en su domicilio, en Vegadeo, se incautaron 0,75 gramos de cocaína con una riqueza en cocaína base del 13,9 por ciento (valorada en 22,73 euros) y 52,29 gramos de hachís con una riqueza en THC del 9,4 por ciento (valorada en 274 euros).