La FIFA sobornó a Irlanda en 2009 para que no denunciase la polémica mano de Henry

Irlanda fue compensada con 5 millones de euros


DUBLÍN, 4 (Reuters/EP)

La FIFA pagó cinco millones de euros a la Federación irlandesa de fútbol (FAI) a cambio de su silencio tras el polémico 'play-off' de clasificación para el Mundial de Sudáfrica en 2010, después de que
Francia se clasificase con una polémica mano de Thierry Henry, según explicó este jueves el presidente ejecutivo de la FAI, John Delaney.

Irlanda fue eliminada por Francia en un desempate de la fase de clasificación europea para el torneo de Sudáfrica en 2010, con el gol decisivo en el partido de vuelta --obra de Gallas-- que llegó después de una mano flagrante del delantero francés Thierry Henry.

En medio de la indignación por el gol, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, reveló que la FAI le había pedido a la entidad que le entregara un "lugar 33" en el Mundial durante una reunión confidencial para discutir una posible repetición del partido.

Delaney criticó a Blatter en ese momento por su manejo del incidente y acusó al suizo de ser "irrespetuoso". Hablando a la emisora estatal de radio y televisión irlandesa RTE este jueves, Delaney dijo: "Fue un pago a la asociación (...) para no proceder con un caso legal".

"Pensábamos que teníamos un caso legal contra la FIFA por cómo no había resultado el Mundial para nosotros debido a la mano de Thierry Henry, también por la manera en que Blatter se comportó, riéndose de nosotros", agregó.

"Así que ese día fui y le dije lo que sentía sobre él (...) hubo algunos insultos, llegamos a un acuerdo. Eso fue un jueves y el lunes el acuerdo estaba firmado y hecho. Fue un buen acuerdo para la FAI, un acuerdo muy legítimo para la FAI", afirmó.

Delaney no reveló el monto exacto que pagó la FIFA, pero dijo que estaba "obligado confidencialmente a no revelar la cifra. Usted usó una cifra (...) bien hecho".

Tras aquel partido, Henry reconoció haberse ayudado con la mano para asistir a su compañero y eliminar a Irlanda. "Nunca he negado que el balón fue controlado con mi mano. Se lo dije a los jugadores irlandeses, al árbitro y a la prensa después del partido. Lo siento mucho por los irlandeses, que indudablemente se merecen estar en Sudáfrica", explicó.