La Farsa llenó y convenció

Aforo completo anoche en el Episcopio para ver la representación de La Farsa, una obra que narra un hito muy importante en la historia de España y que ocurrió aquí, en Ávila. 45 actores de Teatro Nueva Escena, hicieron retroceder a los espectadores hasta el siglo XV cuando los nobles tomaron Ávila, derrocaron a Enrique IV e hicieron Rey al Infante Alfonso. Tan sólo tres años después la protagonista de la historia fue su hermana, una mujer con carácter, que marcó el inicio de la era moderna en nuestro país, Isabel La Católica

Público de todas las edades llenó anoche los patios del Episcopio, haciendo colgar en la entrada el cartel de aforo completo.

 

Y no era para menos, se representaba La Farsa, una obra que narra un hito histórico acontecido en nuestra ciudad en el siglo XV: la entrada de los nobles en la ciudad que derrocaron al Rey Enrique IV para que el Infante Alfonso de hiciera con la corona del reino.

 

Poco tiempo después, no se sabe bien si por la peste o por envenenamiento, el Rey Alfonso muere a una temprana edad en Cardeñosa, lo que hace que los nobles decidan que sea Isabel, su hermana, la que deba tomar las riendas del poder. Isabel, mujer de carácter, pero con fuertes convicciones religiosas, decide no actuar hasta la muerte de su hermano Enrique IV, ejerciendo su papel de heredera hasta ese momento. Una vez fallecido éste es cuando Isabel, apoyada y aconsejada en todo momento por su amiga Beatriz, se pone al frente del reino, ya dividido en dos y se convierte en la Reina Isabel La Católica, marcando el inicio de la era moderna en nuestro país, y aún hoy en día siendo ejemplo a seguir por muchas mujeres por su fortaleza y formas de hacer.

 

45 actores del Teatro Nueva Escena de Ávila, representaron esta obra con enorme talento y dotes interpretativas encima de las tablas, envuelta por la voz de un narrador que hizo que los espectadores se sumergiran en la trama. El elenco, formado por numerosos niños y adultos no defraudó a un público entregado, que además contaba con el mejor de los escenarios, la Muralla de Ávila. Las novedades introducidas este año en la obra, los momentos de confidencias de Isabel y Beatriz, y la proyección del momento de la muerte del Intante Alfonso, mejoraron áun una obra que por sí misma ya tenía brillo suficiente.