La FAPSCL se marca en Ávila el objetivo de fomentar el empleo entre las personas sordas

Encuentro entre autoridades y representantes de las federaciones de sordos antes de la asamblea. / Fotos: Antonio S. Sánchez

El auditorio del Palacio de Los Serrano ha acogido en la mañana de este sábado la 33 Asamblea General Ordinaria de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL) bajo el lema de ‘La unión hace la fuerza’ y con el objetivo de hacer balance del año 2014 y poner las bases de las actuaciones a partir de ahora.

En la celebración de la 33 Asamblea General Ordinaria de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL) se ha contado con la presencia de su presidente, Luis Miguel Jiménez, que ha estado acompañado por la presidenta de la Confederación Nacional, Concha Díaz, y el presidente del Centro Cultural de Personas Sordas de Ávila, Ángel Antolín, además del alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, que los ha acompañado durante la inauguración.

 

En la asamblea, según ha informado Jiménez, “se ha hecho una valoración del año 2014 a nivel político y después hemos visto qué tipo de movimientos y de acciones se van a llevar a cabo a partir de este año”. Pero además, el presidente de la FAPSCL ha tenido unas palabras de agradecimiento para García Nieto, destacando que “desde siempre están con nosotros y hoy por ello es un día especial en una ciudad tan accesible que siempre nos presta mucho cariño”.

 

En cuanto al balance económico, Jiménez lo ha calificado como positivo, y ha señalado que las asociaciones han aumentado en la región y hay más gastos de contratación, poniendo como ejemplo precisamente el caso de Ávila, donde el Ayuntamiento ha aumentado 1.000 euros la subvención para un intérprete de lengua de signos.

 

En cuanto a los retos que tienen por delante,  ha destacado que son el fomentar los servicios para hacer más contrataciones a nivel de empleo; captar más socios, ya que ha habido un pequeño descenso en este últimos año, debido, según ha explicado “a fallecimientos y a movilidad a otras comunidades o países”; y, sobre todo, fijarse en los 24.000 jóvenes que no tienen estudios ni formación para trabajar por ellos en la búsqueda de un empleo y en mejorar su vida.

 

Finalmente, han destacado que el número de personas con discapacidad auditiva en Castilla y León va en aumento en los últimos años, y apuntado las buenas relaciones que existen con las instituciones, que “nos facilitan la gestión de los servicios y nos hacen más cómodo poder mejorar la calidad de vida de las personas sordas y su atención”.

 

 

Noticias relacionadas