La FAMPA exige explicaciones a la Junta por dejar sin efecto la sanción impuesta a Serunion

Indignación es lo que muestra la FAMPA tras la decisión de la Junta de dejar sin efecto la sanción impuesta a la empresa Serunion que gestiona los comedores escolares, por la aparición de gusanos en la comida de un centro de Segovia. Por ello exigirá explicaciones.

Según la FAMPA esta decisión de la Junta de Cartilla y León, es incomprensible para las familias de alumnos usuarios del servicio de comedores escolares, "porque deja completamente desprotegidos a los niños y niñas que diariamente utilizan este servicio de comedor en sus centros escolares frente a los intereses de la empresa".


"Es indignante que la Junta acepte como argumento de la empresa que los gusanos en el puré no supone un peligro de muerte para  los niños, y las madres y padres de alumnos nos preguntamos si la Junta solo está dispuesta a actuar cuando se ponga en grave peligro la salud de nuestros hijos e hijas o cuando ocurra una desgracia".

 

Recuerdan que los poderes públicos tienen el mandato constitucional de velar por el interés general de los ciudadanos y especialmente la protección a la infancia, "y en este caso parece que la Junta da más importancia a los intereses económicos de una empresa privada que a los de la seguridad alimentaria y la salud de los alumnos castellano leoneses".


La FAMPA  exigirá explicaciones y hará llegar su protesta y su malestar a la Junta de Castilla y León a través de sus representantes en las Comisiones provinciales de comedores escolares recientemente creadas en la provincia de Ávila.

Noticias relacionadas